OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
¡Octubre no se olvida! Por: Yanill Brancaccio Olmos La JirafaMartes, 27 de Octubre de 2020 00:00 a.m.

El mes de octubre, que estamos por terminar, resulta para México y, especialmente, para mí, un claroscuro. 

Por un lado, allá por el año de 1968, el país estaba viviendo una convulsión interna, pues los universitarios (los estudiantes) estaban pugnando por alcanzar la más elemental de las garantías individuales, el más básico de los derechos humanos (aunque debo decir que no coincido con la afirmación de que éstos sean un derecho, sino más bien una consecuencia, pero este es tema para otra ocasión): la libertad.

Fruto de esta lucha se dio la matanza estudiantil en la zona de Tlatelolco (en la Ciudad de México) y la persecución de estudiantes en toda la República. Y justo ésta es la parte oscura de este mes.

Por otro lado, en este mismo año (1968) México resultaba ser el anfitrión de los Juegos Olímpicos que, a decir verdad, resultaron ser un hito para esta expresión del deporte moderno. Esta fue, pues, la parte clara de aquel octubre.

Y me quiero quedar con el lado oscuro; es decir, con lo sucedido aquel octubre de 1968, pero no como pasado que hay que analizar de manera aislada y/o ajena, sino como algo presente, que realmente sucedió, y que hoy, de alguna manera u otra, nos afecta.

Es que resulta que esta Jirafa se encontró 14 años después (1982), por azares del destino, en el cierre de campaña presidencial de Rosario Ibarra de Piedra, quien representaba a los partidos de izquierda de aquella época (PSUM, PRT, entre otros). Recuerdo que el sol de aquel día estuvo terrible y que doña Rosario tuvo un ligero desmayo, lo cierto es que para aquellos tiempos en los que había un solo partido (el PRI) que gobernaba y que todo lo podía, aquellos insultos dirigidos al candidato-presidente (era Miguel de la Madrid) resultaban ser poco menos que el zumbido de un mosquito que está a punto de atacar. 

Pero realmente no pasó nada. Y esta ha sido la tónica de nuestros últimos años de historia. Por más que afirmemos que ha habido cambios (primero el PAN y ahora Morena), pues parece que las cosas siguen igual.

Quién iba a pensar que tan solo seis años después el sistema de cómputo (de votos) se tenía que "caer", para evitar que la izquierda (encabezados ahora por el Ing. Cuauhtémoc Cárdenas) asumiera la presidencia de esta República.

Y sigo con anécdotas. Resulta que esta Jirafa, 28 años después, siendo representante de la Sociedad de Alumnos de mi universidad, tuvo la oportunidad de convivir y platicar con el que fuera el primer jefe de Gobierno electo del entonces Distrito Federal, el Ing. Cuauhtémoc Cárdenas extraído de las fuerzas de izquierda con las que antañamente había "convivido.

De Cárdenas siguió como jefe de Gobierno López Obrador, de él siguió Marcelo Ebrard, luego Miguel Ángel Mancera y ahora la Dra. Sheinbam. López Obrador ahora es presidente de México. 

La pregunta que se hace esta Jirafa es: ¿qué verdaderamente ha cambiado?, ¿qué hemos dejado de hacer y qué hacemos ahora para afirmar que el país es otro?  

Si bien, las luchas estudiantiles (por la libertad) dieron sus frutos, hoy seguimos viendo que estas libertades ganadas siguen generando disputa, discordia y confrontación. Y no se trata de una queja, más bien lo que busca esta Jirafa es la reflexión profunda de lo que en sentido profundo se ha logrado transformar, pues la tecnología (Internet, redes sociales, medios de comunicación, etc.) son meras herramientas (medios) pero lo que se pone sobre el tintero es, insisto, ¿cuál ha sido el verdadero cambio?

Esta Jirafa busca respuestas, pues parece que no logra ver de manera clara dónde estamos realmente y hacia dónde nos queremos dirigir como ciudadanos, sociedad y país.

La Jirafa que de ordinario es optimista, hoy no alcanza ver tanta luz como quisiera.

Mail: editoriales.de.la.jirafa

Twitter: @Soy_La_Jirafa

Instagram: Soy_la_jirafa

OpenA