icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
No sólo políticos. También empresarios temen ser embarrados por Lozoya Por: Plácido Garza IrreverenteMartes, 28 de Julio de 2020 00:00 a.m.

Para empezar y evitar la cacofonía (repetición exagerada de un mismo dicho o sonido), no es cierto que Emilio Lozoya haya entregado ya documentos y menos las grabaciones que algunos alucinados andan publicando.

Les platico: Una fuente muy acreditada de la FGR me dijo ayer que ninguno de los fiscales que tomarán las declaraciones del exdirector de Pemex se ha acercado a la suite con sala y comedor que lo alberga desde el 17 de este mes en el penthouse del Hospital Ángeles del Pedregal, al sur de la CDMX.

Incluso ni un solo funcionario de la Unidad de Inteligencia Financiera ha entrado en acción, porque todos están esperando que los dos médicos tratantes de Lozoya –uno designado por el gobierno y el otro por sus familiares– lo den de alta de sus tres padecimientos: La operación de un hernia hiatal; trastornos alimenticios que le provocaron una anemia aguda y la esofagitis en grado B.

El pronóstico de los facultativos es que –si no hay complicaciones– eso ocurrirá mañana, el miércoles o el jueves, y a partir de ese día correrá el plazo legal para que declare en el Reclusorio Norte, donde lo esperan una celda especialmente acondicionada para él y los dos jueces de la causa.

Todo lo que se ha dicho, difundido y publicado hasta ahora sobre el supuesto arreglo al que Lozoya llegó con la 4T, es más materia de un cómic que de medios serios.

Mi fuente me aseguró que nadie –insisto, nadie– del gobierno federal se entrevistó con Lozoya en el Centro Penitenciario Navalcarnero de Madrid, en cuya celda 101 de las llamadas "complementarias" estuvo recluido desde el jueves 13 de febrero, tras su aprehensión en Málaga.

Consecuentemente, no es verdad que haya entregado a las autoridades españolas los papeles y grabaciones que algunos hablan acá y menos cierto es que allá haya "cantado".

Los nombres de políticos que andan circulando como víctimas del embarradero que hará Lozoya, no son ninguna novedad. 

La noticia sería que derivado de sus declaraciones, la guadaña cayera sobre Peña Nieto, Videgaray, Meade, o de perdido José Antonio González Anaya o Carlos Treviño, quienes fueron los últimos directores de Pemex del gobierno priista. 

Según mis fuentes, el hilo conductor hacia los implicados es Alonso Ancira, detenido en España desde el 28 de mayo del año pasado y cuya situación jurídica está muy ligada a la de Lozoya, debido a la venta a Pemex en 2013 de la planta Agronitrogenados en $475 millones de dólares, durante la gestión del hoy hospitalizado. 

En esa operación, AHMSA se deshizo de una empresa que tenía 14 años sin operar y le causó a la dirigida por Lozoya una pérdida de $200 millones de dólares, porque luego la vendieron como chatarra en $275 millones de dólares.

Entonces, la novedad no va a ser que salpique a políticos, sino a empresarios y les daré la siguiente pista: Ancira recibió hasta marzo pasado varias llamadas de Max Vedoya, el presidente de Ternium México, para tratar de convencerlo de que aceptara la oferta de $3,000 millones de dólares que esa acerera ítalo-argentina le hizo por AHMSA.

El empresario regio Julio Villarreal movió sus influencias y la operación se cayó. ¿Motivo? AHMSA le debe a Villacero más de $600 millones de pesos, que Ternium no quiso reconocer como parte del trato.

Así como supuestamente Lozoya quiere manejar cual moneda de cambio el aminoramiento de su situación legal a cambio de cantar como pajarito, Ancira tiene a AHMSA como rehén y no la soltará hasta que su agandalle de $200 millones de dólares por la fertilizadora sea "negociado".

Ahí está la liga entre Lozoya, Ancira y otros empresarios que andan con el Jesús en la boca.

CAJÓN DE SASTRE

"¿Pos qué mugrero es éste?", dice la irreverente de mi Gaby.  

 HYPERLINK "mailto:placido.garza@gmail.com" \n _blankplacido.garza@gmail.com

OpenA