icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
No se vale titubear o pierdes el juego Por: Yvette Serrano Neurosis compartidasViernes, 12 de Junio de 2020 00:00 a.m.

A veces las responsabilidades te toman por sorpresa, no hay tiempo de pensar y sólo se te exigen resultados favorables.

Esto es muy recurrente en el deporte. En 2019 el quarterback novato Gardner Minshew, reclutado por los Jaguares de Jacksonville, tuvo que dar un paso al frente debido a la lesión del titular, Nick Foles.

Su participación no estaba proyectada y el plan de juego tuvo que modificarse por completo.

Minshew no podía negarse a tal puesto, al contrario, sabía que la oportunidad era de oro y había que aprovecharla. Lo hizo.

Supo sobrellevar una campaña con coraje y determinación, sin achicarse ante ningún rival.

Como Minshew, a todos los líderes políticos del mundo les ha tomado ´´por sorpresa´´ el COVID-19 y entrecomillo ´´por sorpresa´´ porque muchas de las decisiones que están decretando debieron preverse o estarse cumpliendo en tiempo y forma.

Aún así, se les otorga  el beneficio de la duda en espera de que su actuar sea el óptimo para la ciudadanía. Pero desafortunadamente no se está viendo de esa manera.

El coronavirus, que comenzó durante diciembre de 2019 en Wuhan, China, fue saltando de país en país dejando muerte y un agujero en la economía que no será fácil tapar.

Iniciando el año, la Organización Mundial de la Salud hablaba de ´´brotes epidémicos relativos al nuevo virus´´. Había mucho que investigar y conocer.

Desde ese momento la OMS se volvió referente y también confusa. Tardaron en ser claros sobre el virus, puntualizar en el término "pandemia" –con las consecuencias que eso conlleva– y mandar informes precisos a las distintas naciones.

Y hay que recordar que los países son como los pacientes, no tienen las mismas morbilidades, así que cada uno ya dependía de sus propias instituciones –digamos sus defensas– de salud pública y privada.

Los actores políticos a nivel global instrumentaron a sus médicos a indagar más sobre el COVID-19 y el ´´golpe´´ que tendría para sus respectivos países.

Algunos lo han están haciendo bien, pero otros se han quedado en el momento del titubeo.

Aquí en México, Salud asumió su discurso desde finales de febrero, incluso antes de presentarse el primer caso confirmado.

Hemos visto cómo en cada conferencia de la Secretaría de Salud las palabras han ido como en mesa de ping-pong, con datos –tal vez claros– pero que han modificado según la circunstancias.

Un coach catalogaría ese desempeño como errático y sin forma, sin embargo, aún hay ´´juego´´ y se puede mejorar el resultado, hablando con optimismo.

A casi cuatro meses del encierro y con una reapertura gradual, los mexicanos buscamos verdades, claridad y cero vacilaciones en un tema de salud y supervivencia (los trabajos se siguen perdiendo).

Ya no hay tiempo de indecisiones. Es tiempo de operar con eficiencia. La pregunta es ¿nuestra autoridades están a la altura de hacerlo?.

MIS NEUROSIS: Ahora resulta que las medidas sanitarias para evitar ser presa del COVID-19 son tan básicas como respirar. Desde que tengo uso de razón lo que más te recomiendan para evitar cualquier tipo de infección o virus es lavarte las manos. ¿Cómo que no lo hacíamos?. Pero tiene que llegar un maldito bicho con piquitos a obligarte a ser higiénico. De risa.

OpenA