icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
No nos equivoquemos... existe el racismo Por: Yvette Serrano Neurosis compartidasViernes, 26 de Junio de 2020 00:00 a.m.

Nunca es tarde para una disculpa o reconocer un error, sin embargo, los agravios pueden seguir doliendo a quien fue lastimado...

En la campaña 2016 de la NFL el quarterback de los 49ers de San Francisco, Colin Kaepernick, se comenzó a hincar durante la ceremonia del himno estadounidense, en señal de protesta por el racismo existente en su país.

´´No me voy a levantar para mostrar orgullo por un país que oprime a la gente negra´´, dijo el jugador cuando se le cuestionaba su actitud y que para muchos fue ´´irrespetuosa´´.

Desde ese momento compañeros, entrenadores, dueños de equipos, marcas, etc, dejaron de apoyarlo y lo "cancelaron" (como dicen los millennials).

Al año siguiente acabó su contrato con los "Niners" y Kaepernick se quedó sin equipo. Nadie en la liga quería a un elemento que fuera "inadecuado" y menos ante una problemática que nadie quería ver.

A principios de este mes, cuatro años más tarde de sus protestas, la NFL externó que se equivocó al no escuchar al jugador y no actuar en consecuencia.

Tal vez llegan muy tarde esas palabras, pero ahora la liga tiene una deuda –principalmente con él– y con todos los jugadores de color para aportar su granito de arena en un tema que se manifiesta en el mundo, no sólo en EUA o México.

En nuestro país el racismo o discriminación a personas que no sean blancas se vive a diario.

No sé cómo lo hacemos, cómo nos atrevemos.

La burla al moreno, al indígena, al que se no es "aperlado" (¿quién inventó esto?), es del día a día. Y no sólo son esos comentarios hirientes y déspotas, también es el cerrarle oportunidades de trabajo a muchos ciudadanos que no "cumplen" con el tono de piel.

¡Me explican!... ¿en qué momento la capacidad intelectual o destrezas tiene que ver con nuestra etnia?.

Datos del Inegi señalan que un 20.2% de los 84 millones de personas de 18 y más años que radican en México se han sentido discriminadas –en mucho rubros, pero enfatizan en su apariencia.

De acuerdo con el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), "el racismo es el odio, rechazo o exclusión de una persona por su raza, color de piel, origen étnico o su lengua, que le impide el goce de sus derechos humanos´´.

¿En qué momento se hizo superior una raza?. ¿Quién dictó esos parámetros?. ¿Por qué habría que odiar a alguien que es diferente o que señalamos como diferente?.

Muchas preguntas que ni siquiera se deberían debatir. Nos educan, aquí en México sobre todo, a ser buenos samaritanos, a ayudar al prójimo, pero si es moreno no lo hacemos.

Y aunque se evoluciona ´´a patadas y reclamos´´ –como los de Kaepernick y de millones de personas que han sido rechazadas– el camino es aún largo y espinoso.

Somos humanos, no colores.

MIS NEUROSIS: Entiendo y respeto las medidas sanitarias que se deben de tomar ante un virus extremadamente contagioso, pero que cansado es ver como autoridades policiacas, de toda índole, andan desesperados por pedir explicaciones de nuestra existencia. ¿Así se lo piden a los verdaderos villanos de esta historia dantesca? No creo.


OpenA