icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Miedo, el otro enemigo peligroso  Por: Ana Rent Ana RentLunes, 6 de Julio de 2020 00:00 a.m.

Si tuviéramos una máquina del tiempo y regresáramos a una tarde de julio del año pasado, y en alguna reunión social alguien nos hubiera dicho que en unos meses más el mundo cambiaría para siempre, tal vez hubiésemos creído que nuestro amigo estaba loco.

Si en aquella reunión algún amigo nos hubiese contado que 2020 marcaría un antes y un después en la humanidad, definitivamente nos hubiésemos preocupado por la salud mental de aquella persona, que tal vez en aquella plática hubiese agregado que millones de personas alrededor tendríamos que estar por un tiempo aislados en nuestras casas, que los besos y abrazos quedarían prohibidos, que tendríamos que guardar dos metros de distancia, que el gel antibacterial y cubrebocas serían obligatorios.

A aquel amigo lo pudimos haber visto con ojos de preocupación, y es que nadie sabíamos lo que 2020 traería. Sólo un pequeño grupo de expertos en pandemias desde hace años alertaba de una posible mega crisis de salud que afectaría a millones de personas alrededor del mundo, pero los poderosos no hicieron mucho caso, y aquí están las consecuencias.

La pandemia del COVID-19 ha traído muchas consecuencias, y es que no sólo se trata de una crisis de salud, sino que también ha traído una crisis económica que expertos auguran durará años para poder lograr una estabilización en la economía mundial. Lo preocupante es que todos estos problemas están afectando a todos los sectores de la sociedad, y no se ve una salida pronta. 

Personalmente creo que no se le ha puesto la suficiente atención a las afectaciones mentales que la pandemia está provocando, y si las autoridades no atienden la situación entonces las consecuencias serían terribles, porque tendríamos a una sociedad traumatizada.

El enemigo a vencer no es sólo el bicho invisible, de hecho hay otro enemigo que incluso se ha propagado con más facilidad que el Coronavirus y ha causado daño a muchísimas más personas, pero no se le ha prestado la importancia suficiente, ni tampoco ha acaparado las noticias, y en muchas agendas de salud pública ni siquiera es mencionado, me refiero al miedo. 

El miedo ha causado más daño que el propio COVID-19, y son muy pocos quienes se han librado de él en esta pandemia. El miedo ha provocado depresión, ansiedad, pánico, insomnio, desesperación, incertidumbre, llanto, desequilibrio mental y emocional en cientos de millones de personas alrededor del mundo. El miedo es el gran enemigo que también debemos de combatir. 

Evidentemente la crisis del Coronavirus es una situación histórica que siempre quedará en nuestras mentes, y definitivamente está marcando un antes y un después, por supuesto que debemos cuidarnos y extremar medidas de higiene para evitar contagiarnos, pero debemos prestar mucha atención a no tener miedo, ya que a ese lo debemos combatir con determinación, fortaleza y valentía todos los días.

No seamos víctimas del miedo, no seamos sus presas, y no dejemos que se propague entre nuestra familia y amigos. Seamos conscientes de que hay que protegernos del Coronavirus, pero que es un proceso al que debemos adaptarnos, más no podemos vivir con miedo porque entonces abonaríamos a una sociedad temerosa.

Cuidemos también de nuestra salud mental y emocional, que la historia nos ha enseñado que de las crisis las sociedades salen fortalecidas, que estamos obligados a salir adelante, que nos falta mucho por hacer y por mejorar, que nos queda mucho por lograr, nos quedan muchísimas cosas por vivir. Cuidémonos, adaptémonos y al mismo tiempo combatamos al miedo.

OpenA