icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Los resultados de no quedarse en casa Por: Ana Rent Ana RentDomingo, 26 de Abril de 2020 02:00 a.m.

Llegó lo que se temía, lo que se esperaba, el inicio de la subida de casos de COVID-19 en Nuevo León. De un día para otro aumentaron 165 casos, por supuesto que el hecho provocó alarma, ya que las cifras se habían ido incrementando poco a poco y que subieran tantos en 24 horas, es altamente preocupante

¿Pero qué ocurrió hace 15 días? Justamente hace dos semanas fue Semana Santa y muchísimas personas de forma irresponsable se salieron a pasear, que porque es tradición convivir, sin pensar que aunque estuvieran conviviendo con sus familiares también a ellos los pusieron en riesgo. Y es que parece que muchos no han entendido.

Muchos fueron irresponsables y no siguieron las medidas de aislamiento social, pues “al cabo no pasa nada”, “todos nos sentimos bien”, “nadie trae síntomas”, “son mis familiares y nos vamos para el rancho, no hay riesgo”, “es una reunión entre amigos, no estamos enfermos”. ¿Cuánta gente asintomática tomó esa mala decisión? En los próximos días veremos una escalada en las cifras y lo sabremos. 

Alrededor del mundo hay un gran número de casos de infectados de COVID-19 que son asintomáticos, es decir que no presentan ningún síntoma, e incluso se sienten bien. Pero esas personas infectadas pueden contagiar a muchísimas más, quienes sí pueden presentar síntomas e incluso la enfermedad se les puede agravar hasta provocarles la muerte. ¿Ven la cruda realidad? 

Entonces, justamente por el gran número de pacientes asintomáticos que ni siquiera saben que están infectados, es la razón por la que alrededor del mundo se decidió que millones de personas se quedaran en casa. Por este tema principalmente se nos llevó a tomar medidas de aislamiento social, para que los infectados asintomáticos no contagiaran a más personas, porque al final tal vez nunca se enterarán de que tuvieron COVID-19.

Y también, por ese gran número de infectados asintomáticos es que se ha decretado el uso de cubrebocas de tela, ya que se busca que quienes estén contagiados y no tengan síntomas no contagien a los demás, porque el tapabocas sí ayuda en gran medida a que las partículas del virus no se esparzan. 

Entonces, no crean que nos quedamos en casa para evitar ser contagiados, más bien, el distanciamiento social es una medida para frenar que el paciente asintomático siga esparciendo el virus e infectando a más gente. Por eso el aislamiento y el uso de cubrebocas son una herramienta para frenar la propagación masiva del COVID-19. 

Si en Semana Santa muchos fueron irresponsables y se salieron a pasear, y ahora tenemos un incremento en las cifras de casos confirmados, entonces es momento de no cometer el mismo error y de una vez por todas quedarse en casa. 

Pensemos en que hay muchas personas que tienen que salir a trabajar por necesidad o porque laboran en un área esencial, ellos se están arriesgando para que nosotros podamos estar bien, así que seamos agradecidos con ellos y cuidémoslos quedándonos en casa. 

Seamos agradecidos con todos los que tienen que salir a trabajar para que la ciudad siga funcionando, para que los servicios médicos estén disponibles, para que sigamos informados, a todos aquellos que trabajan en los supermercados, en las farmacias, en los restaurantes, a todos los repartidores, choferes y conductores, a quienes nos cuidan, a todos aquellos que deben salir y arriesgan su vida para que nuestra sociedad siga funcionando. Quédate en casa, no seas terco solo por convivir. 

OpenA