icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Los ciudadanos ´de a pie´ Por: Yanill Brancaccio Olmos La JirafaMartes, 14 de Enero de 2020 00:43 a.m.

El fin de semana tuve la oportunidad de tener una larguísima plática con algunos familiares... ya sabes, comienza con un recuento de lo que nos ha pasado durante las semanas o meses o años, incluso, de no vernos... y termina –como debe de ser– con un buen debate sobre política y sobre los acontecimientos más relevantes...

Todos opinamos, todos tenemos buenos deseos, todos tenemos soluciones, pero, para bien o para mal, al ser sólo ciudadanos "de a pie" difícilmente –concluimos algunos– podremos hacer algo para cambiar nuestra actual realidad.

Cualquier discusión familiar, por más polarizada que se ponga, busca –a juicio de esta Jirafa– dos cosas: 1) encontrar los motivos por los que el país o, incluso el mundo, se encuentra como está y, 2) proponer soluciones para mejorar el status actual.

En nuestro caso, pasamos de hacer una revisión histórica de por qué el país (México) a diferencia de otros países similares –pusimos sobre la mesa a Corea del Sur, Singapur, Turquía e, incluso Chile– no ha logrado generar el crecimiento y progreso social y económico. Una de las conclusiones, quitando a Turquía, fue que estas naciones lograron establecer un plan de largo plazo y que hoy ya tiene resultados. Corea después de la guerra sangrienta que tuvo logró (claro que con el apoyo de Estados Unidos) cambiar su visión y hoy podemos decir que marcas como Samsung, Kia o Hyundai han logrado generar una riqueza tal que se refleja en el modo de vida de sus habitantes. Por otro lado, Singapur –después de ser una nación que tenía una crisis interna terrible– pudo (claro que a partir de decisiones políticas muy duras y poco populares) salir adelante y hoy es un país económica y socialmente estable. Caso similar encontramos para Chile, que después de la atroz dictadura de Pinochet... bueno y hasta hace algunos meses era el país latinoamericano más boyante y exitoso.

Tanto Corea del Sur, como Singapur y Chile apostaron por el futuro y tuvieron una idea muy clara de lo que querían y cómo lo querían conseguir. Esto, por supuesto, supuso muchos sacrificios para la clase política y para sus sociedades. Hoy viven (aunque el tema de Chile es un poco complicado de explicar hoy) una realidad distinta a la que padecían. La constante fue generar un acuerdo donde todos debían ceder algo para que el país entero ganara. Algo similar sucedió en la España post-Franco con el pacto de la Moncloa y en China con políticas (como la de un hijo, que fueron muy duras), pero que permitieron crecimientos constantes 20 o 30 años después.

¿Qué pasa en México? ¿Por qué con tanta riqueza natural y con su posicionamiento geográfico, no ha podido despuntar? Ya algunas de las respuestas las aportó Octavio Paz en el análisis de la mexicanidad que nos regaló en su Laberinto de la Soledad. Sin embargo, nosotros los ciudadanos "de a pie" aportamos diagnósticos menos eruditos que el premio Nobel mexicano y nos quedamos con lo que vivimos día a día: ha sido el mal gobierno padecido durante los 70 años de gobiernos priistas. La incapacidad que los gobiernos panistas tuvieron para dar resultados en los 12 años que gobernaron. El desastroso (por corrupto) sexenio de Peña Nieto. Y el raro (por no decir nefasto) arranque económico y en términos de seguridad de la llamada 4T (cuarta transformación).

Soluciones, podemos aportar muchas: menos mezquindad por parte de los políticos. La búsqueda de consensos sociales para llegar a acuerdos que lleven al crecimiento de todo el país. El trabajo en conjunto de todos los sectores productivos. Y, principalmente, cosa que pareciera prácticamente imposible, que este mosaico cultural, étnico y regional esté en condiciones de ceder en aquello que los beneficia de manera parcial, para así proponer objetivos nacionales (chauvinistas se llegó a comentar) que nos hagan despertar y despegar. Para ello, este fue el aporte de esta Jirafa, requeriríamos un cambio personal y social profundo... un cambio de "chip" radical. Cambiar desde dentro... cero tolerancia a la corrupción, enfoque en el trabajo productivo, alejamiento de la mediocridad, respeto irrestricto de las leyes, etc., etc., etc.

En fin, esta Jirafa (ciudadana "de a pie") seguirá atenta.

OpenA