icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Los buitres del COVID-19 Por: Plácido Garza IrreverenteMartes, 16 de Junio de 2020 00:40 a.m.

En tiempos de guerra, a los saqueadores los mandan al paredón. Juicios sumarios para quienes hacen rapiña aprovechándose de situaciones apremiantes en perjuicio de gente en desgracia. Son peor que buitres y así los tratan los militares.

Les platico: Muchos países viven economías de guerra debido a la pandemia. Sólo en México, según datos del Inegi, desde que rige la emergencia sanitaria, entre 10 y 12 millones de mexicanos sufren pobreza alimentaria.

Según datos del mismo organismo, que crucé con información del IMSS y Coparmex, más de 12 millones de personas perdieron su empleo.

La Canirac –que agrupa a los restauranteros del país– informa que más de la mitad de los negocios que pararon debido a la pandemia, no volverán a abrir.

Las filas para dar de baja empresas ante el SAT miden cientos de metros y las citas para cancelar las firmas electrónicas de los negocios se consiguen hasta dentro de un mes, si bien les va.

Aunque más del 70% de las empresas no han despedido a su personal, van a tener que recortar prestaciones y otros beneficios económicos, porque si no lo hacen, adiós Nicanor.

 A diferencia de lo que ocurre en otros países, en México no se ha instrumentado nada parecido a los seguros de desempleo ni las empresas han recibido el más mínimo apoyo para posponer –no condonar– el pago de las obligaciones fiscales.

"El gobierno nos está dejando morir", me dijo el pyme Miguel Angel Arroyo, propietario de un taller de torno en Monterrey, que da "jale" a 22 empleados, a quienes les ha estado pagando su sueldo desde hace dos meses, sin que le permitan abrir su negocio.

"La 4T nos abandonó a nuestra suerte", me dijo Fermín Martínez, mesero de uno de los restaurantes insignia de San Pedro, cuando sus patrones les pagaron ayer su última quincena, pues los ahorros del negocio se esfumaron en dos meses.

Resumen: México vive una economía de guerra y en tal escenario, vean lo que sucede en NL:

El pasado 5 de mayo, Ana Cecilia Maldonado llevó a su mamá Brígida Martínez a la clínica privada La Carlota, de Montemorelos. 

Viven en General Terán, NL, el poblado donde la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, tiene su mansión de descanso. 

La mujer de más de 80 años padece diabetes y ese día presentaba un cuadro que previamente le había sido diagnosticado como complicaciones urinarias.

La atendió el Dr. José Luis Sánchez Silva, quien le ofreció a Ana Cecilia $50,000 para que le permitiera inscribir a la anciana como paciente del COVID-19, "al fin y al cabo a su mamá ya no le están trabajando los riñones ni los pulmones."

"Es mejor que ya se la entreguen a Dios, hagan de cuenta que ya no sirve", les dijo el facultativo.

Los familiares de doña Brígida no aceptaron. La llevaron al Hospital de Montemorelos, donde le aplicaron la prueba del COVID-19 y salió negativa. Estuvo internada seis días y hoy convalece satisfactoriamente en su casa. 

El médico Sánchez Silva intentó tal cosa pues el gobierno federal aporta recursos a los hospitales privados para que atiendan a pacientes del virus.

Y para darle contexto a este caso, el gobierno del "Bronco" Rodríguez aumentó de $1,050 a $1,300 millones de pesos en menos de 15 días, sus gastos para supuestamente atender la pandemia.

Son puras asignaciones directas para amigos y corruptelas. El portal del gobierno de NL no publica costos ni volúmenes y los datos de los proveedores beneficiados son muy ambiguos.

CAJÓN DE SASTRE

"Son buitres, y ojalá que el "Bronco" aplicara lo que propuso en su alucinada campaña presidencial: cortarles las manos a los rateros. Medio mundo en México andaría manco, incluidos él y sus secuaces. 

Si esto sucediera, saldrían de gane, porque en una economía de guerra, los militares ya los hubieran fusilado", dice la irreverente de mi Gaby, a su regreso del refugio en SAT.

 HYPERLINK "mailto:placido.garza@gmail.com"placido.garza@gmail.com

OpenA