OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Lo inevitable de la mortalidad Por: Diego Díaz Si-nehLunes, 2 de Noviembre de 2020 02:00 a.m.

¿Realmente cambiaría algo si supiéramos la fecha de nuestra muerte?

En conmemoración de este 02 de noviembre tenemos un título que juega esplendorosamente con la agridulce relación que tenemos cada día con la vida y la muerte.

Se trata de la cinta Biutiful (2010) dirigida y escrita por el genio galardonado Alejandro G. Iñárritu, el mismo reconocido por desempeñar los mismos roles en la creación de The Revenant (2015) y Birdman (2014).

Uxbal (Javier Bardem) es un hombre que vive en la pobreza y se aprovecha del infortunio de otros –como inmigrantes ilegales– para conseguirles un trabajo, a cambio de un porcentaje de las ganancias. A pesar de que solo quiere sacar a su familia adelante tiene que lidiar con las adicciones y la vida de prostitución de su mujer Marambra (Maricel Álvarez) y con el don (o maldición) que tiene de poder comunicarse con los difuntos. Después de darse cuenta de que hay algo malo físicamente con él, acude al médico quien le da las malas noticias de que está enfermo terminalmente. Entonces su perspectiva de la vida y la muerte cambian completamente.

Está es una de las obras menos apreciadas de Iñarritu, y una que realmente merecería ser mencionadas más seguido cuando se habla de películas fenomenales.

Ya es un sello personal del director tener una fotografía increíble. Y es que solo ha trabajado con camarógrafos que saben entender su estilo, en este caso Rodrigo Prieto –quien de hecho ganó un Ariel por su participación en el metraje– quien también es responsable de la fotografía de películas como Wolf of Wall Street, Argo y The Irishman. Un verdadero orgullo mexicano. Y ¿qué decir de la dirección de arte?, que se nota que trabajó meticulosamente los sets y fondos para que reflejarán ambientes muy distintos dependiendo del momento emocional en el que se encontraban los personajes.  

La actuación de Javier Bardem es conmovedora. Maricel Álvarez dio una actuación inesperada y sorpréndete que supo estar a la par de Bardem y los niños se mostraron muy versátiles, especialmente Hanaa Bouchaib, quien no tenía experiencia previa ni tiene títulos después.

La historia es bastante brutal, cruda y te presenta una realidad con la que más de una persona se podría identificar. Se trata de una persona tratando de hacer sentido a toda la violencia, injusticia y sufrimiento que hay a su alrededor. Y especialmente hacer las paces con la inevitable realidad de que morirá, al igual que sus seres queridos. Una dura realidad con la que todos, por más especiales que creamos ser tenemos que enfrentarnos.

Puede ser desgarradora, intrigante y hasta un poco aterradora. Es excelente para que todos podamos hacer las paces con la inevitable realidad de que todos morimos y moriremos. Dar gracias por la vida y por la muerte y recordar a nuestros seres queridos. 9/10.

OpenA