icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Libre de juicios Por: Javier Gutiérrez El momento presenteMartes, 21 de Julio de 2020 01:03 a.m.

Nuestra mente es una máquina incesante de ideas, recuerdos, juicios, planes, proyectos, fantasías, viaja tanto en el tiempo que apenas se da cuenta de lo que tiene enfrente.

Los seres humanos tenemos una gran diferencia en cuanto a otras especies animales: nuestro cerebro. Somos la única especie capaz de generar escenarios mentales pasados o futuros como si ya estuviesen sucediendo. Somos además los únicos capaces de vivir literalmente perdidos en nuestros pensamientos mientras la vida transcurre frente a nosotros sin verla.

Decía John Lennon: "la vida es aquello que sucede mientras estás haciendo planes" ¿Cuál es la propuesta entonces?, ¿dejar de pensar?, ¿dejar de planear?. ¡Imposible!, y además nada recomendable. La propuesta es tener un equilibrio entre el darnos cuenta del momento presente y cuando sea necesario, detenernos a sólo dedicarnos a pensar, planear, recordar, etcétera.

Es muy importante para nuestro bienestar psicológico el poder tener dicho equilibrio, el tener la capacidad de poder experimentar cada actividad y momento por trivial que nos parezca, con total atención, esto es, como decía un maestro zen: "cuando como, como, cuando duermo, duermo", si logramos involucrarnos plenamente con lo que hacemos estaremos generando poderosos cambios cerebrales para nuestro bienestar. 

Pero, ¿qué sucederá con la mente parlanchina?, ¿se apagará totalmente?. Lo más probable es que no, por lo que es muy importante considerar una de las bases del mindfulness, donde se asienta esta poderosa capacidad atencional humana: no ver los juicios mentales como si fueran la realidad última porque no lo son. 

Los juicios mentales son interpretaciones sesgadas de la realidad que percibimos y estos sesgos tienen una tendencia negativa ya que nuestro cerebro es un órgano diseñado por la madre naturaleza para la supervivencia, por lo que es mucho más fácil para el cerebro "ver el vaso medio vacío que medio lleno".

Lo anterior está plenamente identificado, la psicología y la neurociencia han encontrado una serie de sesgos que nos llevan al malestar y que forman parte del funcionamiento cerebral, entre los que destaca uno que en este tiempo que hoy estamos atravesando suele ser altamente detonado: el catastrofismo.

El catastrofismo es una tendencia automática a imaginar el peor escenario posible ante una situación desfavorable que se vive, o se cree, se vivirá.

Por lo que es importante vivir libre de juicios, conectarnos al aquí y ahora y desde ese poderoso anclaje, darnos cuenta cuando nuestra mente comienza con sus novelas y no engancharnos con ellas, no comprar sus dramas, sino seguir experimentando plenamente la experiencia y con nuestra sabiduría discernir cuando algo que nos diga tiene sentido y atenderlo.

Hasta el siguiente momento presente.

OpenA