icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Leyes secundarias de educación Sábado, 21 de Septiembre de 2019 00:00 a.m.

Se aprobaron las leyes secundarias en educación, que son la reglamentación y ampliación a lo dispuesto en el artículo 3° constitucional y demás disposiciones relativas a la educación.

Las reformas de 2014 de Peña Nieto fueron laborales. Este opinador fue pionero en así definirlas; se concentraban en reprimir la labor de los docentes. No hubo modificaciones significativas en materia académica.

El aporte de la Ley Peña en educación fue reconocer que el modelo económico-social fracasó y formó jóvenes refractarios a la frustración, exigentes de beneficios económicos en la inmediatez, alejados de los llamados valores sociales pues todo acto se justifica mientras generen riqueza, poder y placer.

El modelo neoliberal y sus reformas en educación condujeron a una sociedad de estrés, inadaptada a los cambios que la hicieron evolucionar diez veces más rápido que el sistema educativo nacional.

La reforma de Peña incluyó la formación de los escolares en la educación socioemocional, que es incluir contenidos para que los menores entiendan que a lo largo de su vida recibirán reveces, crisis familiares, emocionales, amorosos, económicos y laborales, por lo que deben ser conscientes de ello y saber enfrentarlos y superarlos.

El actual gobierno dio por tierra a la reforma laboral de Peña Nieto, regresó a las propuestas del constructivismo y los enfoques comunicativos de la educación. Ya lo he expresado anteriormente, se asemeja en lo académico y pedagógico a la reforma de 1993 de Salinas de Gortari, lo que no significa que sea malo.

El aporte mayor de la reforma amloísta es que termina con lo punitivo de la reforma laboral peñanietista.

Las leyes secundarias educativas son tres: La Ley General de Educación, La Ley General para la Mejora Continua de la Educación y la Ley General del Sistema de la Carrera de las Maestras y Maestros.

En la Ley General de Educación se establecen las bases del modelo educativo, la relación de las escuelas, la participación social en la educación, las escuelas privadas y más. Hay excesos en las propuestas como que los maestros deben tener un protocolo para inhibir las conductas de violencia sexual en los alumnos, promover la educación de su salud y que haya un experto que enseñe artes y bellas artes a los educandos.

En lo general, son modificaciones de aporte ideológico con la visión política del actual gobierno en temas como enfatizar en contenidos de fomento a la pluralidad étnica.

La Ley sobre la Carrera Magisterial aborda la formación docente, aquella incluida desde 1993 en la Ley General, donde abarca la formación inicial en las Normales, la capacitación y actualización, así como la superación mediante estudios de postgrado.

Algo que en 1993 quedó pendiente y esperemos en esta Ley se considere, es que el patrón está obligado, conforme a la Ley Federal del Trabajo, a capacitar a sus empleados, por lo que, como en muchas empresas, los estudios de posgrado deben ser subsidiados al máximo para un mayor acceso a los docentes.

Actualmente, una maestría cuesta de $20,000 a $100,000 pesos el semestre o equivalente. Para un docente con salario mensual de $14,000 a $20,000 pesos es imposible costear sus estudios de posgrado. 

Se debe motivar la investigación entre los educadores como forma de fortalecimiento a la labor docente, pues hay muchas experiencias que se pierden por la falta de un método para registrar las investigaciones de caso en el aula. La carrera magisterial es un retorno a la evaluación docente, pero sin acoso laboral.

La otra Ley es la relativa a la Calidad en la Educación. Sin necesidad de leer el texto de la reforma, ésta se queda corta, obsoleta y sólo es un gatopardo.

La calidad educativa demanda un cambio radical en el sistema educativo, pues éste no resuelve las necesidades de aprendizaje en los educandos. La calidad pasa por infraestructura, uso de las tecnologías de la información y la comunicación, planes y programas de estudio innovadores, flexibles, ajustables a una sociedad cambiante, cambio en el trabajo lancasteriano dentro del aula y muchas cosas más.

La calidad en este y los pasados gobiernos es una utopía, pues la evolución social y tecnológica dejaron atrás al modelo educativo vigente, aunque se hable de métodos reflexivos, constructivistas y basados en aprendizajes significativos. 

OpenA