OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
La salud del Presidente Por: Luis Gerardo Treviño Luis Gerardo TreviñoJueves, 28 de Enero de 2021 02:00 a.m.

. De inmediato se encendieron e incendiaron las redes con un sinfín de especulaciones respecto a su estado real de salud, sobre las medidas que se debe de tomar, cuidados, protocolo de seguimiento con las personas con las que tuvo contacto entre otras cosas. Este caso tiene diversos puntos a considerar.

La salud física del mandatario es un tema de seguridad nacional, por tanto, quien se hace cargo de la seguridad del Ejecutivo debe imponerse y procurar las mejores atenciones para su restablecimiento, aquí nos remitimos al Estado Mayor Presidencial, el mismo que dicen que ya no existe pero que a la vez sigue existiendo, y de este cuerpo depende la seguridad personal.

¿Qué se debe saber, y por qué motivos, respecto a su estado de salud? Bien, la estabilidad de un país tiene mucho que ver con que el titular del Poder Ejecutivo esté bien y de aquí se desprenden una serie de situaciones o supuestos que es posible se generen algunas variables al presentarse una crisis por la falta temporal del titular. Entre los especuladores del mundo financiero se puede producir incertidumbre financiera, lo que acentúa la crisis económica que ya existe.

Desde el punto de vista de transparencia y para el efecto de que sus gobernados tengan conocimiento real de cuál es el verdadero estado físico del gobernante, esta parte tiene un encontronazo con la Ley Federal de Protección de Datos Personales, que en su artículo 3 fracción VI  define lo que son los datos personales sensibles: "aquellos datos personales que afecten a la esfera más íntima de su titular, o cuya utilización indebida pueda dar origen a discriminación o conlleve un riesgo grave para éste. En particular, se consideran sensibles aquellos que puedan revelar aspectos como origen racial o étnico, estado de salud presente y futuro, información genética, creencias religiosas, filosóficas y morales, afiliación sindical, opiniones políticas, preferencia sexual.

Pero el titular puede autorizar que se dé a conocer su estado real. También es importante la comunicación social a la gente; el pueblo bueno y sabio seguidores de Andrés Manuel quieren saber cómo esta su amado líder.

De todo lo anterior, creo firmemente que llega la oportunidad de que el propio Presidente cambie su forma de actuar personal, así como modifiquen algunas cosas que no están siendo correctamente manejadas según la opinión de expertos. Hay muchas voces que reclaman el comportamiento del médico, poeta, rockero, que no cura un dolor de cabeza y con su estrategia tiene metido al país en el liderato de más terribles resultados en el manejo de la pandemia. Somos uno de los países con más muertos y definitivamente donde más personal de sanidad ha perdido la vida en esta batalla; de esto tiene que haber un responsable y a todas luces quien lleva la vos cantante es el Dr. Hugo López-Gatell. Él nos falló al indicar que el Presidente tiene la fuerza moral libre de contagios y que no requería cubrebocas; por lo tanto, debe de ser despedido.

La forma de viajar del dignatario debe ser en forma privada, si no quiere el TP01 de la Fuerza Aérea Mexicana podrá ser alguna de las otras naves, donde no se exponga a contagios, ni a ninguno de los demás riesgos, tanto al Presidente como a los viajeros.

A partir de ahora debe considerar el  uso de cubrebocas y la sana distancia como un comportamiento ejemplar; aquí no queda ser rebelde, pues muchos de esta nación lo siguen como hombre que pone el ejemplo y quieren ser como él.

Por último, y no menos importante, se debe tener registro de personas que tienen contacto personal con el mandatario, para efecto de dar puntual seguimiento.

Nos resta desearle un pronto y total restablecimiento en su salud al Presidente de los Estado Unidos Mexicanos, don Andrés Manuel López Obrador.

OpenA