icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
La noche sin nombreMiércoles, 26 de Junio de 2019 02:00 a.m.

La noche sin nombre Una pareja de amantes avanza en coche en medio de la nada y sorpresivamente atropellan algo que los hace detenerse en frío y reconocer que sus vidas jamás volverán a ser las mismas. Así arranca el primero de los nueve cuentos incluidos en el libro La noche sin nombre del escritor jalisciense Hiram Ruvalcaba obra ganadora del Premio Nacional de Cuento Joven Comala 2018.

El punto de tensión no sólo recae en que el coche golpeó algo extraño en medio de la oscuridad, sino también en los sentimientos encontrados de los personajes. La moral, el deber ser, la responsabilidad, el bien, la conveniencia y la culpa también nos contagian como lectores hasta el final. ¿Qué haríamos?.

Otro de los relatos habla sobre un hombre que lleva meses junto a su esposa buscando a su hija desaparecida. Sin saber qué hacer o si darla por muerta, finalmente el hombre encuentra pistas que lo llevarán a un lugar entre médicos y estudiantes de medicina que jamás imaginó conocer. En la secuencia narrativa el autor nos muestra poco a poco el hilo emocional de un padre ante la ausencia forzada de su hija.

Un tema vigente, que de una manera muy bien lograda con el lenguaje y su estructura, tiene atisbos de ironía y crítica social. En La noche sin nombre también existen personajes que se disponen a defender el honor o el amor a muerte, porque ambos, honor y amor, son pertenencias que se respetan, aunque los hijos lo tomen más a la ligera en estos tiempos actuales.

Entre los cuentos de Ruvalcaba desfilan el horror y el desparpajo de la tragedia. Como esa historia del perro Rottweiler que un día llega a su casa a revelarle a sus dueños sus propios pavores. Cada cuento tiene un toque de negrura, de aquel tipo de sombra que cubre de secretos el pasado. Es inevitable que durante la lectura esbocemos una ligera sonrisa, una quizás muy tenue mueca que no es de divertimento, si no de algo que nos llega a perturbar.

En La noche sin nombre, los relatos avanzan a una velocidad estratégica, quizás medible, que sirve para lograr identificar el efecto único, el impacto, esa forma de enseñarnos el mundo con una historia que nos sacuda la imaginación y nos provoque incertidumbre, esa característica del cuento contemporáneo.

Hiram Ruvalcaba es autor de otros dos libros de cuentos. También, en el 2016, fue galardonado con el Premio Nacional de Narrativa Mariano Azuela. ¿Usted ya tiene en mente qué libros leerá este verano?.

OpenA