icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
La maternidad no es para los débiles Por: Nora Zambrano En Palabras De Los PsicólogosMartes, 11 de Febrero de 2020 00:29 a.m.

El otro día platicaba con un grupo de mujeres, sobre las peripecias de ser madre, no cabe duda que todas tenemos historias que van desde lo intangible como una lluvia de besos, años de recuerdos, sonrisas chimuelas hasta lo tangible como un tenis dentro del refrigerador o un brazo roto, pasando por un sinfín de anécdotas que no sería justo definirlas totalmente felices o totalmente malas, el terminó “extraño” se manifestó. Y se quedó, todas las presentes estuvieron de acuerdo que la maternidad es una mezcla de hermosos momentos pero extraños.

La autora Holly Elliff, escribió sobre su propia maternidad lo siguiente: 

“Recuerdas el momento en el Mago de Oz cuando Dorothy se asoma por la puerta de su granja que estaba siendo transportada en un torbellino?, ¿recuerdas ese momento?. Todo era blanco y negro, y de repente, Dorothy abre la puerta y todo era hermoso y colorido.

Ella estaba en un lugar donde nunca había estado antes. Algunas de nosotras, cuando entramos en la maternidad, de repente estamos en un lugar en el que nunca habíamos estado antes.  

En primer lugar, la mayor parte de lo que Dorothy encontró era desconocido, ella no sabía lo que le esperaba, estaba constantemente rodeada de Munchkins (enanitos que habitaban en el reino de Oz); nada a su alrededor era lo que ella esperaba. Su viaje se tornó más y más sorprendente mientras más tiempo pasaba, su tarea era algo que no podía hacer sola.

 A veces parecía que sus compañeros no tenían cerebro, o no tenían corazón, o no eran muy valientes. Y hay momentos en los que volver a su hogar en Kansas suena muy bien. Pero cuando lo necesita, siempre aparece alguien más sabio que ella.

Considero que H. Elliff, bien a plasmado lo que muchas sentimos al entrar en la maternidad, culturalmente los aspectos considerados al tema se han ido relegando, al parecer, el tener hijos, es más una carrera por echarlos fuera de la casa lo antes posible que disfrutarlos, para muchos son inconvenientes para sus planes  y postergan o en definitiva eliminan la posibilidad de tenerlos.

Sin embargo, dentro de esta creencia está también el implícito de considerar a las madres como personajes de segunda, como si su trabajo fuera algo para lo que no se requiere ni habilidad ni destreza, sin considerar que las madres son precisamente el agente de cambio que llevará a las siguientes generaciones a prosperar. Para esto habrá que estar atentas, poner límites al mundo que rodea a los hijos.

Pero ¿qué pasa?, el maltrato, poco apoyo y reconocimiento que recibe este ser tan importante, para la sociedad esta devaluado o como señala la autora Ann Crittendon: “La maternidad ha estado bajo ataque, ha estado en el centro de una controversia que ha estado resonando en nuestra cultura durante décadas. Las perspectivas culturales sobre la maternidad han estado bajo asalto mucho más tiempo de lo que podríamos imaginar”. 

Es por esto mis estimados amigos que digo que la maternidad no es para débiles, pero ten por seguro que habremos otras madres, que estamos aquí, que no te dejaremos sola, y que te sostendremos y acompañaremos tanto como lo quieras tú. Busca vincular, la maternidad es una experiencia hermosamente extraña pero no tienes por qué llevarla sola.

OpenA