icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
La marialuisaDomingo, 4 de Febrero de 2018 00:01 a.m.

No cualquier imagen es digna de ponerle marco. Lo hacemos con fotografías que nos son entrañables, simbólicos diplomas, significativos títulos profesionales o hasta frases profundas que queremos tener a la vista para que nos sigan hablando.

A propósito de marcos, la palabra es interesante, viene del germánico “mark”, cuyo significado original es ‘borde o frontera de un territorio’: pariente de “marca” y de “marcar”, que justo es lo que se hace para delimitar una frontera; también de “marqués”, que es el señor que tenía a su cargo un territorio marcado. Otro integrante de esta familia es “marchar”, que nos llegó del francés “marcher”, que a su vez derivó del germánico “markón” que significaba ‘dejar huellas o marcas’.

Volviendo a las imágenes entrañables, justo con un marco hacemos frontera a esa área que las contiene y así toman lugar privilegiado en una pared. En México, cuando solicitas un servicio de enmarcado hay la opción de poner una marialuisa; pero ¿qué es una marialuisa y por qué se llama así?

La marialuisa es un marco interior de cartón que resalta la imagen. Sirve de transición entre ésta y la moldura que casi siempre es de madera; además protege a la pieza del deterioro, ya que sirve como una pequeña cámara de aire entre el vidrio y la imagen, evitando que sufra reacciones por el contacto.

Si echamos un vistazo al resto del mundo hispanohablante, encontramos que la marialuisa se conoce en algunos países de Sudamérica como Colombia y Venezuela, pero en España es un término desconocido; allá la llaman “paspartú”, palabra tomada del francés y que no nos resulta rara, porque en México usábamos el papel paspartú, una cinta de colores brillantes con la que poníamos marco y adornábamos muchos trabajos escolares.

A propósito, se cuenta que durante el porfiriato se pusieron de moda los nombres romanos: abundaron los Tulios, Marcos, Césares y Octavios. Se dio el caso de que el orador Chucho Urueta bautizó a uno de sus hijos con el nombre de Marco, y José Juan Tablada, destacado poeta de aquel tiempo, lo interpeló con esta cuarteta: Urueta, no seas canijo / Chucho, por Belcebú, / no le pongas Marco a tu hijo / mejor ponle “paspartú”. Pero, volvamos con la marialuisa y el origen de este nombre. Las primeras pesquisas nos llevan al Diccionario de México de Juan Palomar, en donde dice que marialuisa es una deformación de “área lisa”, una manera de referirse a ese marco interior. Esta ingeniosa explicación suena convincente, pero no es correcta. La verdad es que el término fue acuñado en Francia, en la década de los 40, cuando allá se pusieron de moda los antropónimos, es decir, dar nombres de personas a instrumentos, artefactos,

técnicas, etc.

Muy probablemente el nombre fue inspirado en María Luisa, la segunda esposa de Napoleón, de quien se conservan cuadros en los que ya la imagen no cubre todo el espacio; una franja evita que la pintura se extienda hasta la orilla, es decir, una marialuisa.

A mediados del siglo pasado, la “marie louise” francesa llegó a México y desde entonces, cuando solicitamos un servicio de enmarcado nos preguntan “¿lo quiere con marialuisa?”.

OpenA