icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
La incongruencia de Ernesto CanalesDomingo, 14 de Julio de 2019 00:00 a.m.

Para ser congruente, el ser humano requiere hacer un gran sacrificio, mismo que para algunos con poca o nula ética resulta muy costoso, arriesgado y casi imposible: abandonar la zona de confort.

Una de las bases de los sujetos éticos es el ser congruente con sus palabras. Sabemos que respetar la palabra es una forma de demostrar que se es justamente respetable y honesto, sin embargo en la política nos encontramos con algunos personajes que dicen una cosa y cuando algo no les conviene entonces dicen o hacen otras diferentes a las que ya dijeron, queriendo salir siempre bien librados, como es el caso de Ernesto Canales, exfiscal Anticorrupción del estado de Nuevo León.

Ernesto Canales pasó de perseguir a ser perseguido, ya que se giró una orden de aprehensión en su contra acusado por el despojo de $6 millones de dólares a la señora Paula Cusi, a quien él representó legalmente, y debido a esto ha cambiado radicalmente su discurso y, sobretodo, sus acciones. Demos un repaso al año 2017, cuando siendo Fiscal Anticorrupción, él aseguró ante los medios de comunicación que “el amparo trabaja como incentivo para que los corruptos sigan robando”. 

Recordemos también que cuando el exgobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina, buscó amparo, Ernesto Canales declaró que él estaba “intentando sustraerse de la acción de la justicia del Estado que una vez gobernó”, además que era “deplorable una actitud de esa naturaleza, sobre todo si se consideraba inocente”. 

Siguiendo en el ejercicio de la buena memoria, también recordemos que Ernesto Canales llegó a señalar que el Poder Judicial del Estado se encontraba tomando en cuenta “algunos criterios dudosos en algunos casos de corrupción”.

Hoy, para tristeza de Ernesto Canales, su panorama se observa tormentoso y, al encontrarse acorralado frente a la orden de aprehensión en su contra por el delito de administración fraudulenta, el exfiscal Anticorrupción no dudó en solicitar el amparo y protección de la justicia federal.

A Canales se le concedió la suspensión provisional, pero se le olvidó que justamente es el mismo juicio de amparo que criticó en el 2017. Lo bueno es que aquí tenemos mucha memoria, así que si medimos al exfiscal Anticorrupción con la misma vara que él midió... ¿Tenemos que considerar su actitud de solicitar el amparo como una justificación de su culpabilidad? ¿Más adelante veremos criterios dudosos? ¿Entonces el amparo también es incentivo para hacer fraudes? 

Con esto nos queda clarísimo que Ernesto Canales piensa y actúa de forma distinta todo de acuerdo a como le convenga, porque no le importa su incongruencia ni quedar en evidencia con tal de salir bien librado. 

Pero aún hay más: recordemos también que cuando Canales era presidente de la Red de Juicios Orales, defendió de manera férrea la postura de minimizar la prisión preventiva oficiosa, justo como una de las bases del nuevo Sistema de Justicia Penal, sin embargo en su desempeño como fiscal Anticorrupción buscó el uso indiscriminado de esta medida precautoria, sobre todo con tintes políticos y mediáticos como el caso del exgobernador Medina y algunos de sus colaboradores. Entonces podemos preguntarnos: ¿realmente creía que se abusaba de la prisión preventiva en el antiguo Sistema Penal? ¿O sólo lo utilizaba a su conveniencia? ¿En algunos casos sí y en otros no? 

Como podemos ver, el exservidor público no ha tenido cuidado de sus palabras, mismas que lo alcanzaron muy pronto, y hoy constatamos en su actuar la incongruencia que lo acompaña, además de la falta de ética como persona, como servidor público y como abogado.

Twitter: @AnaRent

Instagram: anarent

Facebook: AnaRentOficia

OpenA