OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
La historia de ‘La Rusita’ argentinaPor: Alfredo Ramírez Tenis a FondoLunes, 15 de Marzo de 2021 02:00 a.m.

El mundo la conoció el año pasado cuando llegó a Semifinales de Roland Garros, pero la historia de Nadia Podoroska inicia muchos años atrás.

“Para ser honesta, no tengo idea de quién es. Escuché su nombre, pero no sé nada en absoluto”, dijo la ucraniana Elina Svitolina antes de enfrentarla en Cuartos de Final en París... pero, al igual que ella, ahora sí la conocemos.

Nadia es argentina, del barrio de Fisherton, en el extremo oeste de la ciudad de Rosario, desde pequeña la conocen como “La Rusita”, por su apellido, heredado de sus abuelos de origen ucraniano.

Creció en una familia de clase media, hija de Marcelo e Irene, dos farmacéuticos de profesión.

A los cinco años su padre, que jugaba al pádel y al squash, la anotó en la escuelita de tenis del Club Atlético Fisherton, y a los 10 años, cuando tenía a Guillermo Cañas como ídolo, comenzó a cimentar el sueño de toda niña tenista: de convertirse en “número uno del mundo”.

Rápidamente Nadia empezó a destacar en el deporte, tanto que en el 2011, a los 14 años y nueve meses ingresó al ranking profesional y se consagró como la segunda argentina más joven en hacerlo, sólo superada por Gabriela Sabatini, que lo hizo a los 14 años y cinco meses.

Pero un edema óseo en su mano derecha la marginó de los torneos en el 2015, volvió un año después y jugó su primer Grand Slam cuando tenía 19 años de edad.

Tras superar una serie de lesiones que hicieron temer su continuidad en el alto rendimiento, Podoroska llegó a los Juegos Panamericanos Lima 2019 donde logró la medalla de oro y el pase a Tokio 2020, y sus apoyos crecieron y le dieron la oportunidad de mantenerse en el circuito.

Fue el momento en tomar decisiones, y lo que hizo fue mudarse a Alicante, España, pues consideró que desde ahí tenía mayores oportunidades de viajar a torneos mayores y darle la pelea a jugadoras europeas y estadounidenses.

Su plan dio resultado, Podoroska se consagró luego de un año 2020 excepcional a nivel deportivo, en una de las tenistas argentinas más prometedoras.

La rosarina experimentó un vertiginoso ascenso en el ranking el año pasado, pasando del puesto 255 al 47 de la WTA, lo que la ha ubicado entre los deportistas de élite de su país.

Su ascenso fue tal el año pasado que la WTA la nombró la tenista revelación a finales de la temporada y ahora es un referente del tenis mundial.

Esta semana jugará en el Abierto GNP Seguros, en Monterrey, y al verla entrenar rápidamente se da uno cuenta del nivel al que ha llegado, que su ranking es real, lo mismo que sus deseos de triunfo.

Podoroska es un claro ejemplo de fortaleza mental adquirida con los reveses que le han dado las lesiones y que ahora a los casi 24 años de edad la han hecho madurar y convertirse en “La Rusita” del tenis argentino.


OpenA