OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
La dieta del futuro: Saludable, sostenible y ecológica Por: Mayra Treviño Nutrición con propósitoMiércoles, 27 de Enero de 2021 00:26 a.m.

Uno de los principales objetivos de este tipo de dieta consiste en disminuir la contaminación ambiental y su impacto en el planeta.

Es aquella dieta en la cual los alimentos saludables que consumas hoy, serán suficientes para poder alimentar a las futuras generaciones, es decir, hijos, nietos, bisnietos y así sucesivamente. Dicho en otras palabras, promueve la seguridad nutricional de la población.

Cuando vas en el supermercado y agregas a tu carrito de compras ´alimentos menos procesados´, comienzas a tener una dieta sustentable, pues esto es uno de sus ejes principales. Por ello es recomendable buscar alimentos con la menor cantidad posible de sustancias químicas en la lista de ingredientes de la etiqueta del producto, por ejemplo: aditivos, colorantes, emulsificantes e incluso pesticidas; que pudieran ser nocivos para la salud. 

Así es como podemos considerarlos alimentos ´ideales e inocuos´, pues contienen la menor cantidad de ingredientes químicos. 

¿Cómo comenzar?

Consumir menos

Existe una tendencia mundial a consumir en exceso, pese a que muchas personas siguen padeciendo hambre en todo el mundo. El exceso de consumo contribuye al aumento de los casos de sobrepeso y obesidad a la vez que genera una demanda innecesaria del aumento de la producción agrícola y ganadera y, por consiguiente, un mayor impacto ambiental. 

Reducir la ingesta global de calorías, puede ser beneficioso tanto para el medio ambiente como para la salud de las personas.

Reducir el desperdicio de alimentos

Se desperdician alimentos en todas las etapas de la cadena alimentaria, ya sea en la producción, la transformación, la venta al por menor o los servicios de restauración. No obstante, el mayor desperdicio de alimentos, se produce en los hogares. 

Por ejemplo, podemos usar algunos tallos de verduras para la preparación de sopas, o congelar lo que ya no comeremos con la finalidad de prolongar su vida y consumirlo posteriormente.

Menos alimentos de origen animal, más de origen vegetal

La producción de alimentos de origen animal requiere una mayor cantidad de recursos que la producción de alimentos de origen vegetal, y tiene un mayor impacto ambiental. Los productos de origen animal también difieren en cuanto a su impacto ambiental. Por ejemplo, al producir un kilogramo de carne de vacuno se emite siete veces más CO2 que al producir la misma cantidad de pollo.

¡Todos tenemos en nuestras manos el poder de mejorar nuestra salud y la del planeta!

OpenA