OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
La cultura en la 4TPor: Óscar Tamez Política e HistoriaViernes, 5 de Marzo de 2021 02:00 a.m.

En el discurso político de la 4T, la cultura no tiene espacio. Para el gobierno federal dividir en buenos y malos, liberales y conservadores, implica compactar a los seguidores y formar un muro que contenga las críticas de la sociedad, de los intelectuales y la oposición política.

La estrategia es excelente porque parte de generar identidad, el origen es establecer que los pobres son los buenos y los malos: los ricos, los divergentes, los que discrepan del pensamiento oficialista.

El discurso se centra en la economía, no en los demás aspectos como cultura, intelectualidad, seguridad, calidad de vida. Todo en la 4T se reduce a decir que los pobres son buenos y los ricos malos, en esa perorata, los artistas, escritores, intelectuales, historiadores y demás personas con agenda social, no caben.

Con ese reduccionismo pragmático, ideológico-político, se plantean las políticas públicas federales; para Alejandra Frausto Guerrero, secretaria de Cultura en el gobierno federal, ésta –la cultura– no importa en las entidades federativas, el presupuesto está centralizado en la federación.

Los días jueves 4 y hoy 5 de marzo, están en Nuevo León 18 secretarios de cultura en el país, el objetivo es replantear la estrategia federal, intercambiar experiencias y exigir a Alejandra que reconsidere la distribución de ingresos que la secretaría a su cargo destina a los estados: $1 millón de pesos al año por entidad federativa.

No se trata de un bloque federalista contra la 4T, no es momento de conspiracionismos, hay entre los convocados, representantes de gobierno morenistas.

La entidad sede es Nuevo León y los trabajos son en el parque Fundidora, en el laboratorio cultural ciudadano. Entre los asistentes de otras entidades se encuentran Ana Sofía García, de Coahuila; Mauricio Leya, de Guerrero, y José Olaf Hernández, de Hidalgo, todos secretarios de cultura en sus estados.

Los trabajos se desarrollan en cuatro foros o mesas temáticas de discusión, entre ellas: iniciativas para innovadoras formas de financiar la cultura y las artes, la seguridad social para creadores, artistas e intelectuales y la dimensión económica de la cultura.

Todo gira en rededor de los recursos porque para Frausto Guerrero los estados no deben ejercerlos, ella misma los centraliza con intencionalidad política-electoral.

La secretaria federal da un uso político-electoral a la cultura. Lo que debiera centrarse en la promoción desarrollo humano, intelectual, personal y hasta emocional de los mexicanos, incluso, como fuente de empleo; es un botín electoral en la representante de la 4T.

No es grilla, Alejandra Fraustro, en vez de bajar recursos para que las entidades manejen apoyos hacia artistas de su comunidad, los ejerce directamente; uno de los casos más patéticos es el del financiamiento en la capacitación para autoempleo; es decir, que los artistas o aprendices de ellos, aprendan técnicas, estrategias para creación de artes, algo por demás valioso en entidades turísticas y con poblaciones originarias donde alto porcentaje de la población vive de artesanías; pues bueno, para la titular de cultura, la capacitación la imparten servidores de la nación.

Personas ajenas al arte, la cultura, las expresiones estéticas o de manualidades, “se capacitan” para luego ellos ser instructores que multiplican a otros artistas. Perdón, pero es un insulto, es similar a lo que hacen con las vacunas, ponen a gente ajena al sector a vacunar contra el bicho, bueno, también los colocan a capacitar en cultura.

Para la 4T la cultura es un botín político, no una expresión del pensamiento. 

OpenA