OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
La cultura del ciudadanoPor: Padre Francisco Gómez Hinojosa Siete PuntosJueves, 7 de Enero de 2021 02:00 a.m.

 1. Quizá porque el papa Francisco no celebró la misa de año nuevo (estaba afectado por una dolorosa ciática), o porque ya son tantos sus mensajes, encíclicas, exhortaciones, etc., o porque el tema del Covid-19 se ha vuelto omnipresente, lo cierto es que la Jornada Mundial de la Paz, que se celebra desde 1968 con el objetivo de iniciar el año civil motivando a su vivencia, ahora pasó casi desapercibida. En esta ocasión, el título del texto que acompañó la jornada es: La cultura del cuidado como camino de paz.

2. Antes de revisar el documento, conviene recordar que por cultura no entendemos un listado de buenas costumbres, refinamiento, acopio de datos o excelente currículum académico. Es, más bien, el conjunto de posicionamientos frente al mundo, de una comunidad determinada, que impregna todo el tejido social. De esta forma, la cultura del cuidado no se referirá a la capacidad que algunas personas –más academizadas– puedan tener para atender a los demás, sino a la atmósfera cuidadora que abarque a toda la sociedad.

3. Y claro, no podía ser de otra manera, el mensaje del Papa se sitúa en el contexto de la pandemia que estamos viviendo desde hace ya casi un año. Ella nos ha traído muchas sombras, como fallecimientos de seres queridos, enfermedades, desastres económicos y desajustes existenciales. Pero también algunas luces, y una en medio de la oscuridad ha sido el cuidado. De inmediato surgió la prevención como el mejor antídoto, en espera de medicamentos y vacunas que la contrarresten. Hemos tomado conciencia de que necesitamos…

4. … ser cuidadores, de nosotros y de los demás. Por ello, en nueve breves apartados, Francisco nos recuerda que Dios se coloca como ejemplo de cuidado: al crear el universo e indicarle al ser humano que debía cuidarlo; al llamar la atención de Caín, por no estar al pendiente de su hermano; al decretar el año sabático para dejar descansar a la tierra, etc. De la misma manera, Jesús aparece en el Nuevo Testamento como el buen pastor que cuida de sus ovejas, o el buen samaritano que se ocupa de la persona herida.

5. Anota el documento, en la quinta sección, que los discípulos de Jesús se distinguían, precisamente, por la atención que tenían con los pobres, los huérfanos, las viudas y los migrantes. Al paso de los siglos, las obras de misericordia se han constituido como el criterio decisivo a la hora de discernir el seguimiento de Jesús. Y en el sexto apartado presenta algunos principios de la enseñanza social de la Iglesia como fundamento de la cultura del cuidado. Ellos son el cuidado: como promoción de la dignidad…

6. … y los derechos de las personas, del bien común, mediante la solidaridad, y el cuidado y la protección de la creación. Y casi para concluir propone la cultura del cuidado como brújula para un rumbo común. Para ello necesitamos educar en esa cultura, desde las familias, pasando por las escuelas y los medios de comunicación, hasta llegar a las religiones y los gobiernos. Concluye el documento indicando que no habrá paz sin la cultura del cuidado. Bienvenida la propuesta, en estos tiempos de descarte e indiferencia que también nos azotan.

7. Cierre ciclónico. Todavía no sé cuánto dinero se va a invertir en las ya inminentes campañas políticas, pero imagino que, como usualmente ha sucedido, sea muchísimo, demasiado. En estos tiempos de pandemia, de saturación hospitalaria, de escasez de medicamentos, y a la espera de una vacuna a la que todavía no tiene acceso la mayoría de la población: ¿podrían los partidos políticos y sus abanderados hacer un esfuerzo de austeridad y donar esos recursos para la atención de la contingencia? Ojalá… pero lo dudo.

papacomeister@gmail.com

OpenA