icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
La belleza tiene un precio Por: Diego Díaz Si-nehLunes, 29 de Junio de 2020 01:09 a.m.

Ésto es algo así como una reinterpretación de la película Starry Eyes (2014) ... pero bien hecha. 

Abrimos el baúl de los recuerdos en este lunes de Llévame al Pasado para hablar de una gran gema cinematográfica de terror psicológico.

The Neon Demon 2016, escrita y dirigida por Nicolas Winding Refn, el mismo responsable de Bronson (2008) y Drive (2011), nos muestra el otro lado de la vida de un grupo de chicas cuyo único objetivo es el ser la más codiciada.

Jesse (Elle Fanning) es una modelo principiante que siente que no tiene nada que ofrecer más que su hermosa apariencia, por lo que sueña con poder vivir de ello. Asiste al llamado de una agencia de modelaje y desde el inicio todo le resulta muy fácil. 

Pero por su juventud, por su belleza y por la facilidad con la que logra conseguir todo rápidamente se gana los celos de un dúo de chicas que están acostumbradas a ser el centro de atención. ¿Qué serán capaces de hacer con tal de seguir siendo el centro de atención?.

Este filme es una experiencia verdaderamente única. Tiene una narrativa poco convencional, una progresión de eventos inesperada y es visualmente sobresaliente.

Si hay una cosa que aprecio es que haya una buena iluminación. Que, mínimo, no te distraiga y te haga notar dónde están los reflectores y rebotes. Pero esta película lo lleva al próximo nivel. La verdad es que el departamento de iluminación se lució (literalmente) con el trabajo. 

Iluminando cada cosa a la perfección y hasta haciendo iluminaciones muy estilísticas y estéticas. Incluso en los sets más obscuros donde sólo iluminaban ciertas cosas todo funcionaba perfectamente. No es fácil comprender lo difícil que es hacer buena iluminación, especialmente en espacios muy obscuros. Y, claro, los colores son simplemente hipnotizantes.

La cámara fluía con una naturalidad magistral, que era hasta difícil entender cómo hacía la transición de una cosa a la otra, o cómo iba de un punto a otro sin cortar la toma. Hubo una excelente coordinación. El sonido fue tan natural que hasta podía pasar desapercibido, pero escuchabas cada detalle de los movimientos de ropa más sutiles. Todo esto ayudando a crear esta atmósfera surreal y obscura.

No pueden quedar sin mención las actuaciones de Jena Malone como Ruby, Bella Heathcote como Gigi, Abbey Lee como Sarah y hasta la breve participación de Keanu Reeves como Hank que, a pesar de la dirección tan poco convencional, funcionan perfectamente en este mundo tan hostil.

No es un metraje muy difícil de entender, la historia en sí es una advertencia de cómo la vanidad y los celos, mezclados con el peor ambiente posible, pueden llevarnos a actuar de las formas más locas y hasta perdernos a nosotros mismos. Pero son los inusuales elementos visuales los que realmente nos ofrecen una experiencia poco convencional.

Si alguna vez te has preguntado qué pasaría si un arcoíris vomitara una película completa, Neon Demon es la respuesta. 7/10.

OpenA