OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
La arquitectura también es política. Por: Alejandra Sánchez Gálvez Alejandra Sánchez GálvezViernes, 11 de Junio de 2021 02:00 a.m.

El 18 de diciembre de 2020, cuatro días después de que el Colegio Electoral estadounidense hiciera oficial la victoria de Joe Biden actual presidente, Donald Trump firmó la Orden Ejecutiva #13967 de: "Promoción de una hermosa arquitectura cívica federal".

El texto de la orden indica que los padres fundadores del país se inspiraron en la arquitectura clásica de Grecia y Roma para crear un estilo representativo de las virtudes cívicas que querían para su modelo de sociedad. Buscaban conectar con los orígenes de la democracia a través de la referencia a los edificios del pasado. De este modo se construyeron el Capitolio y la Casa Blanca, sedes del poder legislativo y ejecutivo, y se diseñó el trazado de Washington, la capital federal. El documento elogia este tipo de arquitectura, que la califica como bella y la considera un símbolo del sistema de gobierno, y lamenta que el Gobierno comenzara a sustituir estos edificios por arquitectura moderna a partir de la segunda mitad del siglo XX.

Luego de 69 días en el poder (para ser precisos en Febrero del 2021) Biden, que anteriormente había anunciado un lote de revocaciones para el 24 de febrero del año actual, anuló la orden ejecutiva #13967.

Sobre la revocación, Peter Exley, presidente del Instituto Americano de Arquitectos (AIA, por sus siglas en inglés), señaló que: "se ha restaurado a las comunidades con la libertad de elección de diseño que es esencial para edificar edificios federales que sirvan mejor al público. Esto es fundamental para el proceso de un arquitecto y para lograr edificios de la más alta calidad posible. Esperamos continuar trabajando con la administración para desarrollar políticas que creen comunidades saludables, justas y equitativas".

Vale la pena mencionar, que el Instituto ( AIA) se manifestó en contra de la orden, organizando incluso una carta abierta en la que reclamaba al gobierno americano por buscar restringir a los arquitectos.

¿Y qué pasará con el muro de Trump en la frontera? Actualmente, hay aproximadamente 34% de obra construida, tomando en cuenta que la longitud de la frontera entre México y Estados Unidos es de 3169 kilómetros. Esta estructura se conservará como lo ha declarado Biden, ya que considera un crimen el demoler toda esa construcción que fue financiada en su mayoría con recursos del Pentágono. Hasta el momento se gastaron 15,000 millones de dólares en su desarrollo.

Finalmente Joe Biden ha mostrado un nuevo logo ´arquitectónico´ que representa la residencia presidencial, diseñado por la agencia creativa Wide Eye. En comparación con el antiguo logotipo de Trump, el de Biden representa la fachada de la Casa Blanca con más detalles arquitectónicos como columnas y ventanas en blanco sobre un fondo azul marino. Con este lavado de cara, la nueva administración pretende reflejar sus objetivos en esta legislatura que tiene por delante.

Se trata de pequeñas transformaciones que es fácil que pasen desapercibidas, pero que suelen reflejar la marca personal de cada nuevo presidente. El logo de la época de Bush destacaba por tener un fondo azul marino degradado enmarcado con un óvalo, y el equipo de Obama lo simplificó eliminado las palabras "Casa Blanca" y "Washington". En 2017, Trump eliminó el marco ovalado e invirtió los colores para que la propia casa fuera azul marino con un fondo blanco.

OpenA