OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Jesús la sabiduría del cristianoPor: P. Noel Lozano Las cartas sobre la mesaViernes, 5 de Marzo de 2021 02:00 a.m.

“Nosotros predicamos a Cristo crucificado, que es fuerza de Dios y sabiduría de Dios”, de esta manera tan hermosa resume San Pablo, en su carta a la comunidad de Corinto, de donde ha sacado la fuerza y entereza para compartir con aplomo su mensaje de amor a Dios. 

Fuerza y sabiduría de Dios que superan y perfeccionan la fuerza y sabiduría del Decálogo vemos en el texto del Éxodo que leemos en este domingo. Fuerza y sabiduría de Dios que instauran un nuevo templo y un nuevo culto, situado no ya en un lugar, cuanto en una persona (Jesús hablaba del templo de su cuerpo): la persona de Cristo crucificado, muerto y resucitado en quien la relación entre Dios y el hombre alcanza su plenitud. Difícil en estos y en todos los tiempos hablar de cruz, hablar de sabiduría divina… pero es necesario si queremos darle un sentido de trascendencia a nuestra vida y problemas eventuales.

Jesús es la sabiduría de Dios. La revelación de Dios es un largo y progresivo camino de sabiduría divina. Esa sabiduría se revela adaptándose a los eternos designios de Dios, pero también al desarrollo espiritual y humano de los hombres. Esto no es imperfección de Dios, sino condescendencia, aceptación de la historicidad del ser humano con todos los condicionamientos que ella comporta. Después de largos siglos en que la sabiduría divina se fue manifestando en enseñanzas, instituciones, profetas y sabios, la sabiduría de Dios se encarna en Jesús de Nazaret, pero con caracteres bastante diversos a lo esperado. Jesús dirá que no ha venido a abolir la ley sino a perfeccionarla, por eso no basta el decálogo con su amor a Dios y al hombre, es necesario añadir que se trata de amar a Dios en su misterio trinitario revelado por Jesús, y de amar al prójimo, incluso si es nuestro enemigo. Jesús, como nuevo templo, interioriza el culto cristiano, fundado no en sacrificios ni ritos externos, sino en la acción del Espíritu de súplica, alabanza y adoración.
 
Tanto en uno como en otro caso, se trata de una sabiduría que mana del Espíritu de Dios, no obra del hombre ni de sus capacidades superiores.La cruz, sabiduría de Jesús y del cristiano. La sabiduría de Jesús brilla con una fuerza particular en la locura de la cruz. La cruz era el objeto más horrible a los ojos de un buen romano, y para un piadoso judío era signo de maldición divina. Para los contemporáneos de Jesús el escándalo debió de ser mayúsculo. ¡A quién se le ocurre hacer de la cruz el signo más elocuente de la sabiduría de Dios y del cristianismo! Ciertamente no a los hombres, pero se le ocurrió a Dios. Ante la figura de Cristo crucificado, la sabiduría humana o cae de rodillas en actitud de reconocimiento de una ciencia misteriosa y superior, o se rebela y sucumbe bajo el peso insoportable de algo que sobrepasa el humano razonamiento. Desde hace 20 siglos Jesús sigue proclamando desde el Gólgota que el madero de la cruz es el verdadero árbol de la ciencia del bien y del mal, de la ciencia de la vida. 

Los cristianos hemos de ser muy conscientes de que en la cruz está nuestra verdadera sabiduría, y que hemos de anunciar a todos el evangelio de la cruz, el evangelio del sufrimiento. En este tiempo de pandemia y de tantas realidades lastimadas, hablar de la cruz puede iluminar nuestro corazón. La cruz no es una tragedia ni una desgracia, espiritualmente hablando, la cruz es luz y da sentido profundo de como hemos de enfrentar la vida. La sabiduría y la manera en la que Dios nos educa, nos lleva a descubrir horizontes interiores que nunca hubiéramos conocido ni despertado. Aprovechemos este periodo cuaresmal para unir nuestras cruces, nuestras batallas, nuestros miedos y temores a la cruz de Jesús, que la sabiduría de Dios nos ayude a caminar con certezas y regocijo.

Santa María Inmaculada, de la Dulce Espera, Ruega por nosotros.

www.padrenoel.com

facebook.com/padrelozano

@pnoellozano

 

OpenA