OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Invisibles o ciegos Por: Moisés Lopéz Cantú Moisés López CantúMiércoles, 10 de Febrero de 2021 02:00 a.m.

Qué bonito es lo bonito, dice una expresión popular. Qué bonitos son los números digo yo, tan bonitos que hasta hay número áureo y números imaginarios. Desafortunadamente, a pesar de su belleza y poder, a veces no sirven para nada.

A veces los números son invisibles o quienes los ven son, somos, ciegos.

El censo de 2020 nos ofrece algunos ejemplos: el número de viviendas deshabitadas, el número de personas con algún tipo de discapacidad y el número de viviendas en donde hay, cuando menos, una bicicleta que se usa como medio de transporte.

Según el censo, ya somos 5.78 millones de habitantes en Nuevo León, hay más de 2 millones de viviendas y 382,005 están deshabitadas, 18.7% del total. De qué nos sirve conocer el dato; hasta hoy de nada, no tenemos una política pública orientada al aprovechamiento de ese activo. Si se asume un valor bajo, digamos de $500,000 pesos, el valor total del activo sería casi dos veces el presupuesto de todo el estado o, si se quiere, lo suficiente para vacunar tres veces, contra el Covid, todo México.

En Nuevo León, 806,079 personas tienen algún tipo de discapacidad con limitación en la actividad cotidiana (14%) y un 5.6% tiene limitaciones para caminar, subir, bajar o ver, aun utilizando lentes. La pregunta obligada ¿Podríamos aspirar a que, cuando menos, el 6% de los presupuestos públicos se destina para remediar o mitigar los efectos de estas discapacidades o limitaciones en el espacio público y servicios para la movilidad?

Dicen que en Nuevo León no hay ciclistas, que porque hace mucho calor, y que por eso no se debe invertir en ciclovías. El Plan Integral de Movilidad Urbana Sustentable (PIMUS) del Área Metropolitana de Monterrey (AMM) dice que –a pesar del calor– el 19% de los viajes se hacen caminando y que el 0.8% en bicicleta, eso es más o menos 90,400 viajes diarios. 

Pero el censo 2020 dice que en Nuevo León el 42% de las viviendas ocupadas no disponen de ningún vehículo motorizado (viviendas en cochelandia, pero sin coche) y que hay 190,686 viviendas que tienen, cuando menos, una bicicleta que se usa como medio de transporte. Si nos atenemos al promedio de viajes por habitante (2.2 según el PIMUS) en Nuevo León se harían, cuando menos, 419,509 viajes en bicicleta todos los días. 

¿Son los ciclistas invisibles o el resto de nosotros ciegos? ¿Qué tantos son 419,509 viajes diarios en bicicleta? Bueno, son muchos más de los que se mueven en el Metro de Monterrey, y como tres veces el número de personas que pasan por la joya de la corona de la infraestructura para los autos en Monterrey (Gonzalitos) en un día típico.

Por eso digo, qué bonitos son los números y que inútiles pueden llegar a ser.

Un último ejemplo. Es común escuchar, hablando de modos de conducir, frases misóginas como: "tenía que ser mujer", "las mujeres no saben conducir" o, todavía peor, "mejor vete a tu casa".

¿Qué dicen los números? No hay muchos para este tema, al menos no en Monterrey, y lo que hay no es concluyente, pero apunta en dirección contraria a la misoginia descarada.

Así, por ejemplo, en la última década en CDMX, el 93% de las personas juzgadas por algún incidente vial con muerte eran hombres y de 202 hombres que se enjuiciaron por ataque a una mujer, con el auto como arma, solo 2 recibieron sentencia. A nivel nacional, de 15,574 muertes registradas en 2018 en hechos de tránsito, el 80% eran hombres y sólo el 20% mujeres.

Para el caso de Nuevo León citaré sólo dos ejemplos: según datos preliminares del Observatorio de Seguridad Vial, cuando menos el 75% de todos los presuntos responsables son hombres y de todas las personas a las que se aplicó una infracción; y de los que asistieron a un taller de seguridad vial para infractores en el municipio de Escobedo, el 76% fueron hombres y sólo el 24% mujeres.

¿En Nuevo León no hay ciclistas? ¿Las mujeres conducen peor que los hombres? Qué bonitos son los números, ¿verdad que sí?

OpenA