OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Inteligencia para la alimentación, alimentación para la inteligenciaPor: Mayra Treviño Nutrición con propósitoMiércoles, 7 de Abril de 2021 02:00 a.m.

La alimentación juega un rol fundamental en su desarrollo y desempeño.

El cerebro representa sólo el 2% de nuestro peso, pero ocupa alrededor del 20% de la energía de los alimentos que ingerimos. Por eso, la alimentación juega un rol fundamental en su desarrollo y desempeño.

Cada día es más evidente que los alimentos adecuados pueden mejorar las habilidades mentales: la concentración, las habilidades motoras y sensoriales, aumentar la memoria, acelerar los tiempos de reacción, calmar el estrés e incluso evitar el envejecimiento cerebral.

Según la OMS, con una dieta adecuada y balanceada, podemos mejorar e incrementar nuestras capacidades cognitivas en un 20%. ¿Cómo logramos un cerebro sano?, con alimentos ´inteligentes´.

-Pescado azul 

El pescado graso como el salmón, el atún y las sardinas contienen grasas Omega 3 que ayudan a las células del cerebro a interrelacionarse entre sí. 

-Productos lácteos 

Las proteínas, calcio, vitamina D y magnesio que se encuentra en los productos lácteos, juegan un papel importante en la estimulación de la actividad cerebral.

-Carne roja magra

La carne baja en grasa es una excelente fuente de hierro y zinc, minerales importantes para la función cognitiva del cerebro.

-Huevos

Contienen fosfolípidos y lecitina, necesarios para construir la membrana de las células cerebrales.

-Verduras de hojas frondosas (espinacas, lechugas, brócoli)

Todas las verduras de hoja frondosa son ricas en vitamina B9, desempeñan un papel activo en el desarrollo de un tejido nervioso del feto y también en la renovación de las células sanguíneas. Elige espinacas, lechugas, berros, brócoli.

-Legumbres (lentejas, soja, habas, frijoles, garbanzos)

Las legumbres están llenos de azúcares complejos y su índice glucémico es uno de los más bajos. permite la regulación de la glucosa en la sangre y suministra al cerebro sin crear una reacción de hiperglucemia.

Además, para tener un cerebro sano, lo importante es dormir bien, ejercitar tu mente y tratar de relajar en la medida de lo posible tu cerebro diariamente a través de ejercicios de relajación y/o meditación. La escritora Virginia Woolf decía que nadie puede pensar, amar o dormir bien si no ha comido adecuadamente y tenía toda la razón.

OpenA