OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Honrar... Por: Jaime Claudio Pérez García Ruta de ColisiónMiércoles, 6 de Enero de 2021 00:00 a.m.

¿Y dónde quedó la honradez que nos inculcaron los mayores? Porque hoy, al parecer, algunos –y no son pocos– de los "notables", los "high rollers" –empresarios y políticos– que  se supone que deberían ser ejemplo y guía para sus familias y la sociedad, ahora resulta que son mentirosos, ladrones, ventajosos y abusivos, y que sin el menor recato se revuelcan en las peores prácticas para ganar a como dé lugar, sólo para acumular ostensibles riquezas y poder mal habidos, sin importarles –ante familia y sociedad– ser señalados como auténticos sinvergüenzas. 

Los pocos o muchos bienes materiales que pudieran heredar a los suyos al morir palidecen ante la opinión pública negativa que generan estos comportamientos. Y lo peor es el mensaje que reciben los niños y jóvenes, al percibir que todo está permitido para lograr  poder y riqueza, que todo se vale, que pueden ser sólo lobos contra lobos ¿Qué ha sucedido? Se ha permeado la responsabilidad, se ha diluido la conciencia, y se ha perdido la vergüenza.

A propósito de Amazon ¿qué tanto es suficiente? Los excesos y abusos producen reacciones de enojo y rechazo, y Amazon, que ha conquistado el comercio y envío electrónico global de mercancías a base de precios bajos y rapidez de entrega, con actitudes monopólicas ha aprovechado la pandemia y los huecos en las legislaciones locales para dominar, a costa de evadir y no pagar impuestos donde vende, ocultar productos exitosos para luego imitarlos y venderlos más barato, competir contra sus propios clientes por sus economías de escala, arruinar al comercio local, espiar a grupos y gobiernos, infiltrándose para evitar sanciones, abusar laboralmente de sus empleados y contribuir a la destrucción del planeta, emitiendo –sólo en 2019– 51 millones de toneladas de gas CO2 a la atmósfera (tanto como algunos países completos) porque los envíos rápidos requieren tres veces más energía en su transporte. Estamos sin duda en tiempos de piratas.

Merecidas críticas al liberalismo por su individualismo insensible, ya que a la vista de notables desigualdades, indiferencias e intolerancias étnicas, y pudiendo apoyar las campañas antirracistas, antiarmas y  ambientalistas, casi no lo hacen, sin darse cuenta que están cavando su propia tumba. Desgraciadamente se espera para este 2021 un rebote en las emisiones de carbono a la atmósfera, después de la caída que la pandemia afortunadamente nos trajo. Además, globalmente la pandemia podría empujar a 150 millones de personas a la pobreza extrema. Es importante entender los desafíos formidables que enfrentamos, y procurar reducirlos con un capitalismo social, y no un socialismo capitalista.  

El individualismo representa más un freno que un impulso, y presenta retos desalentadores a la sociedad, hoy desanima ver que el populismo no rectifica sus decisiones equivocadas, pero es más triste ver la abyección de los colaboradores –supuestamente inteligentes– que solapan y permiten el daño que están haciendo, nulificando la capacidad de escuchar y corregir, y  con su desprecio a las evidencias técnicas, ese odio los vuelve estúpidos, ciegos e insensibles. 

Esta pandemia, que nos trajo una probadita del Apocalipsis, y una década perdida en  crecimiento económico, también puede traernos algunos años menos de la propia edad; ¿cómo?, aprovechando las reservas que nos vimos obligados a conservar, y replanteando objetivos al recuperar las pérdidas, adoptar hábitos sanos, cuidar el planeta, y renovar los sueños. 

OpenA