icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Hígado graso Por: Fina Ferrara Herbolaria y saludLunes, 14 de Septiembre de 2020 01:58 a.m.

Causas, tratamiento y prevención. Es uno de los padecimientos más comunes en los países occidentales.

El hígado graso o esteatosis hepática, es una enfermedad del hígado que se caracteriza por la acumulación de ácidos grasos y de triglicéridos en las células hepáticas. 

La principal causa de la enfermedad del hígado graso es el consumo excesivo de alcohol y bebidas azucaradas. Originalmente era una condición que padecían aquellas personas que tomaban alcohol en exceso, pero ahora es uno de los padecimientos más comunes (alrededor del 46%) en los países occidentales debido a la alimentación chatarra, el consumo excesivo de azúcares, y el consumo crónico de medicamentos.

Cuando el hígado acumula el exceso de azúcar que consumes, va formando una capa de grasa en su interior, y deja de realizar su función correctamente. Algunos de los indicadores de este padecimiento son, dolor en la parte superior derecha del abdomen, sensación de malestar general, fatiga crónica, y sensación de pesadez, en especial después de las comidas.

Para combatir el hígado graso es necesario comenzar por controlar el peso realizando cambios en nuestra alimentación. Nada de alcohol. Se debe eliminar el consumo de todo tipo de bebidas alcohólicas, pues el alcohol en sus procesos metabólicos termina liberando una alta cantidad de moléculas de glucosa. Evitar el consumo de azúcares simples y reducir la ingesta de proteína, así como el consumo de grasas saturadas y trans. 

Los ácidos Omega-3 están considerados como protectores del hígado. Consumir suplementos de Omega-3 es recomendable, además de que obtendremos otros beneficios. También existen plantas que ayudan a proteger y regenerar al hígado, además de que ayudan a reducir la grasa. Al consumirlas mejoramos el funcionamiento del hígado, controlamos la enfermedad y prevenimos otras enfermedades como la cirrosis hepática y el cáncer de hígado.

El Cardo mariano (Silybum marianum) es una de las plantas con beneficios medicinales más destacados para el cuidado y la protección del hígado. Contiene silimarina, la cual ayuda a regenerar y proteger las células del hígado.

Las hojas de la Alcachofa (Cynara scolymus) contienen una sustancia llamada cynarina, que es buenísima para el hígado y para reducir grasas. La alcachofa presenta propiedades coleréticas, hepatoprotectoras, diuréticas, antioxidantes e hipolipemiantes (disminuye los niveles de lípidos en la sangre).

La función protectora hepática de la Schisandra (Schisandra chinensis) se debe en parte a su actividad antioxidante además que es una planta con propiedades similares a las del Cardo mariano, protege el hígado de tóxicos y ayuda en la reparación del tejido dañado.

El hígado graso es una enfermedad que se puede prevenir, llevando un estilo de vida sano, evitando el consumo de refrescos, grasas y haciendo ejercicio mínimo treinta minutos diarios. Sigue estos consejos y verás buenos resultados.

OpenA