OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Hábitos no propósitos Por: Mayra Treviño Nutrición con propósitoMiércoles, 13 de Enero de 2021 00:00 a.m.

Este año, no pienses en grandes propósitos, piensa en los hábitos que no quieres tener en tu vida y concéntrate en los que sí quieres, paso a paso. 

Estamos en la época del año donde todos nos encontramos motivados, creemos que este año va a superar todos los años previos, nos decimos a nosotros mismos que vamos a ser más organizados, a gastar menos y ahorrar más, bajar de peso, hacer ejercicio, encontrar el trabajo de nuestros sueños, dejar de fumar, etc...

Todos tenemos las mejores intenciones al inicio del año, pero los propósitos simplemente no funcionan. Según un estudio Statistic brain, sólo el 8% de la gente logra cumplir sus propósitos. Entonces ¿por qué seguimos haciendo algo que no funciona año tras año? ¿por qué fallamos?.

La principal causa es porque los propósitos no son realistas. Por eso debemos fijar metas que sean realistas, medibles y alcanzables. ¡Hay que enfocarnos en hacer y trabajar HÁBITOS!. Somos la suma de nuestros hábitos.

Ponerse objetivos y trazar planes es importante, pero no es suficiente. Los resultados son siempre fruto de acciones, no de reflexiones. No necesitas por tanto nuevos propósitos, sino nuevos hábitos que te ayuden de verdad a cambiar tu vida como tú realmente quieres.

¿Cómo construir hábitos fuertes y saludables?

-Empieza con pequeños pasos: La mayoría de la gente comete el error de tratar de lograr demasiadas cosas, demasiado rápido. Hay que tomar pasos pequeños y aceptar que hay que crecer lentamente. 

-Manténte responsable de ti mismo: Si quieres asegurarte de adherirte a un hábito entonces hay que mantenerse responsable. Crea un registro cada vez que realizas una acción que apoya el comportamiento nuevo. 

-Encontrar tus detonadores: Además de hacer nuevos hábitos, hay que romper los viejos. Para hacer esto, hay que encontrar los detonadores del comportamiento malo que quieres romper, y cambiar tu mentalidad alrededor de ellos. Por ejemplo, si quieres comer más saludable puedes cambiar tu punto de vista, de ver la comida como placer por algo que está alimentando tu cuerpo.

-No tengas miedo de fracasar: Es difícil cambiar un hábito malo que está profundamente arraigado en tu vida diaria. No pierdas tu motivación. Hay que trabajar mucho para lograr tus metas y tienes que tener confianza en ti mismo.

-Enfócate: La gente piensa en demasiadas metas al principio del año y se abruma muy rápido. Por eso la proporción tan alta de gente que no logra sus propósitos. La clave del éxito es el enfoque. Elige una sola cosa que quieres cambiar en tu vida durante un año y persíguela incesantemente.

-Crea un entorno que te ayude: La forma más fácil de crear un nuevo hábito es crear un entorno que te favorezca el implantarlo en tu rutina diaria. Más del 40% de tus actividades diarias son hábitos automáticos y definen tu estilo de vida hoy y en el futuro.

OpenA