OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Ganó el efecto anti-Trump Por: Ana Rent En Visión MillennialLunes, 9 de Noviembre de 2020 00:00 a.m.

El drama que vivió Estados Unidos en su elección presidencial acaparó la atención mundial, y es que la coronación del próximo hombre más poderoso del mundo siempre marca tendencias para la política global.

Los estadounidenses votaron históricamente e hicieron valer el poder del pueblo, el resultado fue que Joe Biden resultó ganador, mientras que Donald Trump terminó siendo abandonado por la mayoría del electorado, los medios de comunicación y las plataformas digitales le dieron la espalda, su partido también lo dejó solo. 

Los votantes no castigaron un mal gobierno, sino que castigaron a una mala persona, y es que como presidente Donald Trump hizo cosas buenas para los estadounidenses, pero ese no fue el problema, sino su personalidad.

La personalidad de Donald Trump cuando fue candidato por primera vez "espantó" a muchos, y su tono fue mucho más elevado al llegar a la Casa Blanca. El multimillonario carecía de diplomacia, tacto y empatía, era demasiado "rudo" y nunca supo conectar con las minorías, más bien en muchas ocasiones en sus dichos fue hasta grosero.

Donald Trump cometió el error de no saber dejar al lado su personaje y ser un presidente para todos los estadounidenses, él decidió ver sólo por ciertos sectores, dándole la espalda a millones de ciudadanos. A veces hasta resultaba increíble escuchar sus frases carentes de correcta política y respeto. 

Joe Biden no fue el mejor candidato, incluso no llegó a conectar con muchos de los votantes, pero eso no importó, para nada importó, porque de cualquier modo lo prefirieron a él, y no por ser él ni por sus propuestas, sino porque era la vía para sacar a Trump de la Casa Blanca. 

Muchos creyeron en las propuestas de Joe Biden, otros no pero decidieron votar por él para castigar a Donald. En Estados Unidos quien realmente ganó fue el efecto anti-Trump, que se convirtió en una venganza perfecta para pegarle directo al ego del multimillonario. 

Los estadounidenses castigaron la fanfarronería, castigaron la pura personalidad de Donald Trump, le dieron la espalda a una política agresiva calificada de "tirana" para dar paso nuevamente a alguien que tenga la esperanza de ser más tolerante, más respetuoso por los derechos de las personas, y por supuesto muchísimo más empático.

La elección presidencial de Estados Unidos y el triunfo de Joe Biden da paso a un cambio en la política mundial, donde observamos que el pueblo decide salir a votar para castigar a quienes consideran malas personas, a quienes tachan de populistas y demagogos, porque no importaron las cosas buenas que llegó a hacer Trump para los estadounidenses, sino que la mala actitud ya no pudo ser tolerada. 

Nos encontramos con votantes más sensibles, que razonan su voto y que priorizan a quien al menos en el discurso sea respetuoso, diplomático, luche por los derechos de las personas y que cuente con experiencia suficiente. ¿Biden será la decisión correcta? Sólo con el tiempo se sabrá, pero al menos el hombre más poderoso del mundo en turno será alguien más educado. 

OpenA