OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Félix Coronado HernándezPor: Luis Sampayo Luis SampayoLunes, 15 de Marzo de 2021 02:00 a.m.

“Confía en los talentos que Dios ha sembrado en tu corazón, toma las riendas de tu vida, aprecia las oportunidades que Dios te ha dado y deja que él te libre de toda barrera que obstaculiza todo el proyecto de felicidad que él quiere para ti. Aférrate a su amor y confía”.

Y este pensamiento me cimbra la emoción para recordar a un amigo y gran líder sindical, Félix Coronado Hernández, quien la pasada semana partió de este mundo dejando en esta tierra, su legado laboral de unidad, de lucha por la justicia y equidad de los trabajadores y para el pueblo de México.

Félix, regiomontano de nacimiento pero potosino por sus raíces, ingresa muy joven al sindicato de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos “CROC” a los 17 años desde una posición muy humilde como taxista donde comenzó abriéndose paso a base de esfuerzo y trabajo para tomar poco a poco responsabilidades como impetuoso dirigente juvenil del sindicato bajo la tutela de don Eleazar Ruiz Cerda, en aquellos tiempos 40 años atrás, secretario general de la CROC.

Su tenacidad y constancia en el trabajo por la lucha de la justicia social lo hicieron escalar posiciones políticas llegando a ser diputado local en 2006, además de delegado en Linares del Fondo Económico. 

Tras el fallecimiento de don Agustín Serna Servín en el año 2015, quien era secretario general de la CROC, se registra un rompimiento hacia el interior del sindicato, comenzando los desacuerdos debido a que estatutariamente debía de celebrarse un consenso para designar a un nuevo secretario, hecho que los familiares del finado Serna Servín no aceptaron. En medio del conflicto sindical y tras los procedimientos legales que llevaron su tiempo, la justicia laboral otorga la “toma de nota” a los líderes de la CROC en tanto que los familiares de Serna Servín forman otra central obrera en la misma sede sindical. 

Un tiempo después, en enero del 2018, quien siempre estuvo muy cerca, muy pegado y que fuera el segundo al mando de don Agustín, Félix Coronado Hernández es nombrado secretario general de la CROC en Nuevo León luego de defender por 38 años los ideales de  la central obrera.

Su preocupación siempre fue la unidad, que no se desuniera la CROC, que estuviera unida, que no se separara, que no hubiera divisiones, sin embargo y en contra parte, hubo posturas distintas que lo impidieron.

Su gran pasión por el trabajo y su infatigable lucha por las causas justas, detonaron en una gran presión por el compromiso de defensa de  los intereses de los agremiados, que desembocó en su enfermedad: una serie de complicaciones en el funcionamiento de su corazón que orillaron tiempo atrás a que le fuera colocado un sincronizador cardíaco para 

regular su funcionamiento.

Sin embargo y pesar de su padecimiento, Coronado Hernández nunca redujo su agenda, ni limitaba sus actividades, una mañana estaba en la CDMX y a medio día ya estaba en Monterrey atendiendo reuniones sin mediar descanso por los cambios bruscos de altura y de presión atmosférica, él siguió trabajando durante toda la pandemia de lunes a domingo manteniéndose en pie de lucha y sin dejar de presionar para que se abrieran las fuentes de empleo de los trabajadores 

Coronado Hernández, nunca dejó de trabajar con gran entusiasmo, como si estuviera cien por ciento sano. Se mostró siempre bien activo, acudiendo a juntas, reuniones, apoyos, marchas y convocatorias lo que fue minando su salud. La presión y el ritmo de trabajo fueron grandes, como grande era el compromiso de velar por los intereses de sus agremiados y ya muy enfermo, realiza su última marcha en enero de presente y su última entrevista ya hospitalizado, en febrero pasado.

Félix Coronado Hernández fue un hombre muy noble, muy sencillo, trabajador, humilde, muy empático, guerrero, de carácter fuerte pero siempre preocupado por los miembros de su gremio, nunca fue ostentoso, nunca se le vio enjoyado, ni en carros de lujo y siempre se distinguió por utilizar solo lo necesario para cumplir su pasión: luchar para el beneficio de los trabajadores.

En paz descanse un gran hombre, un gran líder, un gran amigo pero sobre todo, un gran ser humano, que se apasionó por su trabajo en la defensa de los intereses de los trabajadores a grado tal, de sacrificar su salud y ofrendar la vida por ellos. Por tanto, la mejor manera de honrar a su memoria es continuar su legado trabajando con el mismo ímpetu, con la misma pasión y el mismo entusiasmo que siempre mostró este gran líder y mejor ser humano.  QEPD

Por hoy es todo, medite lo que le platico, esperando que el de hoy sea un hermoso inicio de semana, por favor cuídese y ame a los suyos respetando la sana distancia, me despido honrando la memoria de mi hermano Joel Sampayo Climaco con sus palabras: “Tengan la bondad de ser felices”, nos leemos aquí el próximo lunes!


OpenA