OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Evaluando calles y banquetas Por: Moisés Lopéz Cantú SystemáticaMiércoles, 2 de Diciembre de 2020 00:00 a.m.

¿Se han preguntado cual es el activo más importante que tiene la ciudad? Dejando de lado la respuesta políticamente correcta (la gente) ¿serán las edificaciones públicas o las privadas? Y si nos referimos solo a los activos públicos ¿cuál de ellos será el que más valor aporta a la ciudad?

Aunque en algunos casos se pueden hacer aproximaciones al valor de las inversiones (calles y metro por ejemplo) en otros resulta bastante más complicado y, de hecho, primero tendríamos que ponernos de acuerdo con la metodologías, ese es el ejemplo de los parques.

El caso del Metro es relativamente sencillo ponerle un valor a la inversión, se sabe que el valor de la inversión para cada kilómetro ha estado en el orden de los $45 millones de dólares y que en el último tramo (L3) ese valor estaría en el orden de los $65 millones. Así que el valor de la inversión sería, cuando menos, del orden de los $2,000 millones de dólares para 40 kilómetros de metro.

Respecto de la red vial, por antigüedad y diversidad de materiales, el cálculo es más difícil, pero se puede hacer una aproximación gruesa. En el área metropolitana de Monterrey (AMM) tenemos 200 millones de metros cuadrados de calles, casi todas pavimentadas, y todos los años tendríamos (claramente no lo hacemos) que invertir en mantenimiento del orden de los $4,000 millones de pesos (los datos provienen de la página Expansión Urbana Monterrey en  HYPERLINK "https://bit.ly/2Vp2sU4"https://bit.ly/2Vp2sU4). Si se toman como base estos datos y se asume que el valor del mantenimiento es el 2.5% del valor del activo, entonces el valor de nuestras calles ascendería a la friolera de $160,000 millones de pesos.

¿Es relevante el valor de los activos? Depende, algunos dirán que el costo inicial de las calles no es relevante para las finanzas públicas, al final quienes lo pagan mayormente son los compradores de las viviendas. Pero el mantenimiento es inevitable y en algún momento debe hacerse y si no se hace las calles se deterioran y en algún momento habrá que reponerlas, a mayores costos, totalmente.

Pero más relevante que el valor del activo físico o el costo de mantenimiento es el beneficio que genera, la utilidad efectivamente producida y la seguridad y comodidad que disfrutan sus usuarios. 

Esa es la enseñanza de la Evaluación Cualitativa de calles, banquetas, ciclovías y parques que desarrolló la plataforma Cómo Vamos ( HYPERLINK "https://bit.ly/3o5YjAC"https://bit.ly/3o5YjAC) en 850 segmentos de red vial y cinco niveles de rezago social.

Las calles se evaluaron según su tipología (tres tipos y nueve subtipos) y las variables más relevantes tienen que ver con si está o no pavimentada, la calidad de su pavimento y los dispositivos de seguridad (señalamiento, semaforización y cruces peatonales). Para el caso de las banquetas lo más relevantes es si existen o no, el ancho y si tienen, o no, los elementos mínimos de seguridad como las rampas en esquinas, una franja peatonal bien definida y libre de obstáculos o la iluminación. 

Si, tenemos una extensa red vial, pero con poco mantenimiento y muy mala calidad. Los resultados de la evaluación cualitativa son contundentes: en calles apenas llegamos al 5.3 y en banquetas apenas al 4.98.

Además, de las calles destacaría el diferencial entre las calles primarias (5.76) y las calles secundarias y terciarias (5.25), lo cual sugiere o refuerza la idea que invertimos más para la función desplazamiento (autos, largo itinerario y para pocas calles) y menos para el acceso y la proximidad. 

En el caso de las banquetas sobresalen los bajos puntajes relacionados con la franja peatonal libre (2.1 de 12 posibles), iluminación (4.8 de 11 posibles), las rampas en las esquinas (1 punto de nueve posibles) y los de obstáculos móviles y fijos que comprueban lo que ya sabíamos: las banquetas están llenas de actividades y obstáculos que las hacen intransitables, inseguras y poco cómodas.

En fin, lo que creíamos ahora se comprueba con datos duros. La metodología, bases de datos y la evaluación por municipios se puede ver en https://bit.ly/33z7T73.

OpenA