OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Esperar... Por: Jaime Claudio Pérez García Ruta de ColisiónMiércoles, 9 de Diciembre de 2020 00:00 a.m.

Engañar a los algoritmos es posible. Sabemos cómo nos manejan, pues sólo nos pasan  información relacionada a nuestras preferencias, impidiéndonos conocer otros puntos de vista. Pero si buscamos en línea temas que no nos interesan, los forzamos a enviarnos otras cosas que aunque en principio no nos atraigan, pueden mostrarnos otras visiones de las cuales aprender algo diferente. Buscando la contradicción y la fisura en vez de la armonía. 

Me gustan las sorpresas por groseras e inesperadas, te sacan de confort y muestran quién eres, pues la misma puerta que tumbaron para entrar, ahora te la cierran en las narices. Y si la puerta principal está cerrada, entran por la puerta de atrás.          

Algo muere y algo nace, todo cambia sin nuestra voluntad. Admiro y respeto a quienes se expresan y escriben con lógica y claridad, a veces medio aburridas, pero yo me siento más cómodo con textos un poco difíciles, aparentemente ilógicos y confusos, esos, pienso yo, inquietan más a algunos lectores, los hacen pensar, releerlos, reinterpretarlos, sentir una iluminación, o de plano rechazarlos tajantemente. No puedes tener un arcoíris sin antes haber tenido una lluvia. Pero aclaro, ese talante en el texto debe brotar por sí solo, no puede, no debe ser artificial, tiene que surgir casi espontáneamente.

Algunos problemas entre humanos tienen su origen en que uno quiere abusar de otro, ya sea socialmente, sexualmente o económicamente, y si se lo permiten o si se resisten sube el tono del juego. Lo cierto es que ese abuso puede tener su origen en una inseguridad, casi siempre debida a deficiente educación familiar, de ahí la importancia de la guía y educación en los primeros años de vida pues al generarse un impulso subyacente puede surgir una vida digna de una crónica, ya que muchas historias muestran comportamientos universales, porque todos guardamos nuestras propias historias, sórdidas, triviales o significativas. Tenemos que acostumbrarnos a vivir en la incertidumbre y al contemplar los caminos que no recorriste, las experiencias que no tuviste, los viajes que no hiciste, las mujeres que no conociste, es entonces que caes en cuenta de que todo es casual. Y si evitas cuatro posibilidades de fracasar, sin duda aparecerá una quinta.                     

Celebrar el éxito ajeno impulsando a los creativos por el valor de atreverse. Estimular e inquietar a los jóvenes reconociendo su valor y talento, facilitar acciones específicas que lleven a su desarrollo integral, hacer algo inesperado simplemente porque es divertido. Las pequeñas cosas elusivas que casi pasan desapercibidas, instantáneas como si no quisieran aparecer al  representar un momento extraño entre la serenidad y la ansiedad, en donde pueden surgir sin buscarlas, historia casuales de enriquecimiento personal.       

El instinto erótico es una de las fuerzas más poderosas de la naturaleza humana, es la garantía de la supervivencia y confirma que el amor existe, pero casi siempre es desventurado. El amor duele y es tan necio, impredecible y voluntarioso como una grieta que aparece en un muro o en el piso, pues un amor que no se asienta en la justicia no es digno de tal nombre. Y en la suma del amor, los dos somos tres, tú, yo y nosotros. Y puede suceder que algunos tengamos personajes del pasado a los que podríamos decirles: escucha, yo no sabía qué demonios estaba haciendo, lo siento.

"Como las olas del mar, que de cada retroceso hacen un nuevo comienzo".- Gabriela Mistral.

OpenA