OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Energía con dimensión social Por: Neri Prieto Neri PrietoMiércoles, 18 de Noviembre de 2020 02:00 a.m.

La pandemia de Covid-19 ha traído consigo una multitud de cambios y retos sin precedentes en todo el mundo. En cierta manera, hizo que el mundo se detuviera. No obstante, el compromiso con el desarrollo energético se mantiene constante.

Ante la nueva configuración mundial en la demanda energética y el consenso general por transitar a la generación y distribución de energía con menor impacto en el entorno natural, es crucial no desistir en la búsqueda perpetua por la eficiencia y la rentabilidad a lo largo de los diferentes eslabones productivos del sector energético.

Este compromiso es aún mayor en México, puesto que a nosotros también nos mueve la transición hacia el futuro sin menoscabar el presente. Es fundamental impulsar políticas públicas que observen los principios de soberanía y patriotismo en el sector energético, que propicien la recuperación del potencial energético del estado mexicano, salvaguarden el aprovechamiento de los recursos nacionales y que nos permitan efectuar la transición hacia energías renovables sin detrimento de los recursos petroleros y proyectos de refinación del país. Asimismo, es necesario sumar una variante nueva que no se observaba en las evaluaciones de proyectos energéticos del pasado, esta es, la dimensión social. Hoy en día, existe un compromiso real por la soberanía y seguridad energética de nuestro país, y es aquel que asegurará que la energía nunca falte en los hogares mexicanos ni en los proyectos productivos que esta nación demanda; no hay nada más redentor en términos de justicia social que el amplio y continuo suministro energético para todos.

Para llevar a cabo este cambio de paradigma se requiere de la construcción de canales abiertos con empresarios de la industria energética, los cuales, a su vez, generan riqueza y empleos para el país, así como fortalecer legislativamente el espíritu de acrecentar los activos del Estado, mediante leyes que afiancen la infraestructura energética nacional. De tal manera, recuperaremos la posición de México como potencia energética en el mercado internacional y este brindará la energía que asegure que sigamos en movimiento, sin detenernos más.

OpenA