OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Encuestas y guerra sucia Por: Óscar Tamez Política e HistoriaMartes, 30 de Marzo de 2021 02:00 a.m.

Lo hemos escrito con anterioridad, las contiendas electorales son de contrastes, se debe diferenciar a un candidato de otro por sus propuestas, su forma de entender a la sociedad y de resolver sus problemas, si no sucede lo que hemos visto, se vota por hartazgo, resentimiento, enfado.

Contrastar es lo correcto, pero cuando las propuestas no son suficientes, se aplica la guerra electoral, exhibir lo negativo del contrario, sus defectos.

Otra forma de contienda es la que se aplica en forma indirecta, sin que sea directamente el candidato, su comité de campaña o su partido, ésta es la guerra sucia.

La guerra sucia se basa generalmente en difamaciones, mentiras, medias verdades, filtraciones anónimas y éstas, en la actualidad, cobran viralidad mediante las redes sociales y los grupos en WhatsApp.

En la guerra se busca el descrédito del oponente. Es el caso de las declaraciones de Clara Luz Flores de días atrás contra Adrián de la Garza, cuando lo vincula a un exgobernador.

La respuesta a este ataque fue contundente, demostrar que ella sí es ahijada de bodas del exgobernador cuestionado y su cercanía con Keith Raniere. Este incidente fue decisivo para el futuro de las contiendas.

Leyendo las mediciones realizadas por Demoscopia Digital a 70 días de la elección y las cuales en Nuevo León se realizan después del round entre la morenista y el priista, Clara Luz Flores afecta su imagen como consecuencia del ataque y el contraataque.

Según Demoscopia Digital, este incidente le permite a Adrián de la Garza salir de la zona de empate técnico con Clara Luz Flores.

Adrián de la Garza sube dos puntos y se ubica en 25.2% de las preferencias; por su parte, Clara Luz Flores cae 2 puntos y se coloca en 18.7% de las preferencias. De estar en zona de empate en esas encuestas, hoy se separan por casi 7 puntos.

Es fácil saber si las encuestas son cercanas a la realidad o mienten. Usted utilice el método que le comparto, éste es el filtro por el cual someto a una encuesta antes de considerarla confiable, más allá de los elementos estadísticos.

Los candidatos que van en segundo, tercero y en cuarto u otro lugar distante, generalmente, cuando ya son altamente conocidos, poco pueden hacer para sumar simpatías, por ello, recurren a la guerra y la guerra sucia. 

Segundo, nunca se ataca a un débil, siempre se ataca al superior para ver si se le caen puntos en el ataque y de esos puntos, me llegan algunos de quienes vean rudo al atacante, a veces, el tercero ataca al segundo para atraerse sus simpatizantes.

Clara Luz Flores atacó a Adrián de la Garza, esto confirma que efectivamente iba debajo de Adrián, no sé cuánto; es decir, dudemos de los números en las encuestas. El dato duro es que ella ataca primero, lo cual ratifica su desventaja frente al adversario electoral motivo de su ataque.

En respuesta recibe un golpe a su credibilidad. Esto y las reacciones en las redes sociales certifican que efectivamente hubo un daño electoral, lo cual se evidencia al leer que desciende un poco en las preferencias.

¿Adrián de la Garza puntea la contienda? Clara Luz Flores y Samuel García lo confirman, Samuel se sube al carrito de los ataques, no golpea a Larrazábal, se enfoca en Adrián y Clara Luz, los que le superan en las encuestas.

Cuando las encuestas se utilizan para influir en la percepción de la contienda se convierten en guerra sucia.

Usted pase toda encuesta por los filtros que propongo (quién ataca y a quién), la realidad habla por sí misma, sino cree, recuerde a López Obrador, se mantuvo siempre evadiendo ataques, era el rival a vencer.

OpenA