icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
En visión millennials Por: Ana Rent Ana RentLunes, 3 de Agosto de 2020 00:00 a.m.

Muchas veces hemos escuchado esa frase que dice "después de la tormenta, viene la calma", y si bien estamos pasando una situación complicada en Nuevo León, hubo una noticia que al menos para muchos de nosotros significó una luz de esperanza. 

Nuestra tierra necesitaba un rayito de esperanza, una señal que muchos pudimos interpretar de forma personal. Si bien hablar de creencias es un tema delicado, existen algunos momentos en donde agarrarse fuerte de la fe no debería ser cuestionable, y tampoco criticado, más cuando se han vivido meses terribles y la desesperanza se puso de moda.

Hace 10 años el terrible Huracán "Alex" llegaba a Nuevo León, donde azotó con toda su furia provocando destrucción y tragedia. Después de mucho esfuerzo, los nuevoleoneses pudimos salir adelante. Ese fenómeno meteorológico también se llevó a la Virgen de Guadalupe ubicada en el río Santa Catarina, una escultura muy representativa para miles de personas, misma que fue diseñada por el monseñor Aureliano Tapia Méndez. 

La Virgen de Guadalupe del río Santa Catarina fue instalada en el año de 1990, unos días antes de que el Papa Juan Pablo II tuviera su segunda visita a Monterrey, la misma escultura fue bendecida por el hoy santo venerado por millones de personas.

La escultura de acero de 12 metros de altura estaba puesta sobre un pedestal de 3.5 metros de altura, con un peso de 12 toneladas en total, de color amarillo (para representar al Vaticano), y desde 1990 fue muy significativa para gran parte de la comunidad nuevoleonesa.

Desde marzo de este año en Nuevo León hemos padecido la pandemia del Covid-19, y no tengo que decirles todo lo que ha significado esta crisis sanitaria porque ustedes ya lo saben. Como si no fuera suficiente, nos llegaba la alerta del fenómeno meteorológico Hanna, y el recuerdo del Alex hizo que el temor se propagara entre la población, hecho completamente entendible. 

Hanna llegó a Nuevo León y trajo enormes cantidades de agua, estuvimos 48 horas en alerta porque no sabíamos si la situación podía tornarse peor. La tormenta pasó y lo que llegó fue una noticia esperanzadora, después de 10 años, en el lecho del río Santa Catarina reaparecía la Virgen de Guadalupe, a aproximadamente 200 metros de donde duró colocada muchos años. 

Alex se llevó la emblemática escultura y Hanna la regresó... ¿Increíble, no? Algunos no están de acuerdo y su opinión es respetable, sin embargo, para la gran mayoría de los nuevoleoneses este hallazgo ha sido una gran noticia, porque nos trae esperanza. 

Desde que se dio a conocer que había sido localizada, comenzaron los trabajos para rescatar la figura, las labores han sido arduas y en unos días más podríamos estar observando cómo la escultura es alzada para ser trasladada a un lugar donde comenzará su restauración, y en un tiempo más, la misma será colocada en un lugar que esté a la vista de toda la comunidad.

Entre tanto caos, como comunidad necesitábamos una noticia así, y es más, para muchos creyentes esta es una señal de que la Virgen de Guadalupe nos protegerá, otros le han llamado hasta milagro. Ciertos pensamos que es un rayo de esperanza, que nos recuerda que después de la tormenta, siempre viene la calma. Pronto estaremos bien. 

OpenA