icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
En el futbol, las palabras juegan con sus historias Parte II / IIDomingo, 22 de Junio de 2014 01:02 a.m.
¡Arrrranca el segundo tiempo!, saltan a la cancha (del quechua kancha ´recinto cerrado´) las palabras futboleras para seguir contando sus historias:

Córner: Corner es palabra del inglés que significa esquina. En el futbol es un tiro que se hace colocando el balón justo ahí, en la esquinita del campo. Lo interesante de la palabra, es que no es casualidad que corner y cuerno sean palabras que se parezcan. Ambas proceden de la raíz *ker ´cornamenta´, que en latín dio la voz cornarium y de ahí en francés cornier, y luego en inglés, corner. Fue en esta lengua en la que, por metáfora, corner pasó a designar a una ´esquinita´ por ser tan puntiaguda como un cuerno.

Canterano: Las canteras son minas de las que se extrae piedra para la construcción. En latín se dijo cantus ´orilla, rincón´, por estar estas minas en las orillas de los pueblos. Por metáfora, en el futbol las fuerzas básicas de un equipo son canteras de jugadores, a los que por eso llamamos canteranos.

Crack: Un crack es jugador cuya habilidad es muy superior a la del promedio. El origen de este mote lo encontramos en el inglés, en donde, desde antiguo, el verbo to crack, que remeda el sonido de algo que se rompe, tenía el sentido de elogiar, hacer ruido para vitorear a alguien.

Luego, en el lenguaje del hipismo, se dijo crack a los caballos de grandes cualidades, y después pasó a nombrar a los deportistas sobresalientes.

Club:
Aunque no exclusiva del futbol, la palabra club es futbolera, muchos equipos la usan para identificarse. De la antigua raíz *glu que encierra el concepto de ´masa compacta´, en noruego se formó el verbo klumbon ´aglomerar, agrupar, compactar´ y de ahí la palabra klubba, ´objeto muy compacto para golpear´. Pasó al inglés como club con el significado de ´garrote´ y manteniendo la idea de ´masa compacta´, que después tomó el sentido de ´agrupación de personas con un propósito común´.

Porra: Es interesante el paralelismo con la palabra club, ya que, en principio, una porra es un garrote, una masa dura para golpear. Por metáfora, luego pasó a ser un grupo compacto de personas que, en el caso del futbol, son partidarias de un mismo equipo. Vale mencionar que en catalán se usa la expresión fer pinya, ´hacer piña´, que significa ´colaborar todos juntos para la consecución de un objetivo´.

Árbitro: Personajes a quienes algunos llaman nazareno, porque con frecuencia la multitud los quiere ´crucificar´, debe su nombre a la voz latina arbiter que en origen significó testigo y después juez. Del mismo origen son arbitrio y albedrío que encierran el concepto de ´decisión´; también arbitrariedad y arbitrario para referirse a las decisiones caprichosas.

El quehacer de los árbitros está muy acorde con estos matices, ya que primero deben ser testigos de los hechos para luego, con su libre albedrío, marcar un penalti aún a riesgo de parecer arbitrarios.

Un problema lingüístico surgió cuando a las damas se les ocurrió arbitrar (no arbitrear) partidos. ¡No sabíamos cómo decirles!: ¿la árbitro? ¿el árbitra? ¿la árbitra? La Academia tomó partido y optó por "la árbitra", llevándose de encuentro la regla que dice que si una palabra femenina empieza con "a" acentuada, para que no se oiga feo debemos usar "el" en vez de “la”, así como cuando decimos ´el agua´ o ´el águila´.

¡Piiiit!, este juego de palabras futboleras se ha terminado, muchas se quedaron en la banca, pero ya habrá otros partidos para verlas jugar.

cayoelveinte@hotmail.com
Twitter: @harktos

ARTURO ORTEGA MORÁN:
   Investigador en asuntos del lenguaje. Escritor, columnista y conductor   de radio. Tiene obsesión por arrancarle secretos a las palabras para   luego ir con el chisme.
OpenA