OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Elige a un entrenador certificado Por: Brenda Rodríguez Un sabio amigo... llamado maratónMartes, 12 de Enero de 2021 02:00 a.m.

Ahora que ya oficialmente terminamos con las festividades propias de la época navideña, aunque muchos siguieron con disciplina los entrenamientos, algunos otros tal vez no pudieron o quizás decidieron tomarse un pequeño descanso, pero al día de hoy no hay más pretextos para iniciar o retomar la actividad física.

Algo que debemos hacer, y además terminará por darnos ese pequeño empujón si aún no empezamos con la rutina, es conseguir un buen entrenador, es muy importante porque contar con él nos ayudará a alcanzar los objetivos particulares que estamos persiguiendo.

Iniciar a correr desde cero, reducir nuestro porcentaje de grasa corporal, mejorar la potencia en nuestras piernas, incrementar la resistencia, mejorar nuestras marcas personales en determinada distancia, prepararnos para cierta carrera, en fin, los objetivos pueden ser muchos y muy diversos.

Nuestro entrenador debe contar con una formación adecuada y comprobable que acredite que posee los conocimientos necesarios en el área del atletismo, esto es fundamental porque a él le estaremos confiando algo muy valioso, que es nuestra salud.

En la actualidad desafortunadamente día a día crece el número de falsos preparadores físicos que sólo cuentan con la experiencia de ser corredores recreativos, haber tomado un curso o haber corrido maratones, que tal vez lo han hecho por años, y puedan brindar buenos consejos desde su experiencia, sí, claro que sí, pero el que se ostenten como entrenadores y atraigan a personas bajo este título, es algo delicado.

El contar con el asesoramiento profesional de un entrenador nos ayudará, por medio de su plan personalizado de entrenamiento, a ir logrando lo que nos propusimos, paso a paso a nuestro propio ritmo, el desarrollo de su plan nunca será agresivo, sino que irá progresando y adaptándose a medida que avancemos.

Lo ajustará cuando sea necesario y también nos pondrá los pies en la tierra cuando tengamos metas que sean muy fantasiosas, es decir, será siempre realista.

Sin duda nos brindará motivación extra saber que está al pendiente de nuestra práctica diaria, ya que cuando corremos solos -o que no tenemos que enviar las evidencias de, por ejemplo, las series en pista- podemos dejarlas a medias, no hacerlas lo suficientemente fuerte o desistir de los entrenamientos que nos suponen mucho esfuerzo.

Con la supervisión de un entrenador nos aseguramos que lo cumplimos.

Con todo esto tendremos la seguridad y la confianza de que estamos yendo en todo momento en la dirección correcta, sin olvidar que ellos no son magos, avanzaremos de acuerdo a nuestra constancia, el empeño que pongamos será determinante para nuestro progreso, siempre de la mano del entrenador.

Seas principiante en este deporte o ya todo un corredor experimentado, el contar con un buen entrenador es algo muy beneficioso y seguro para nuestra salud.

OpenA