OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
El voto switcherPor: Óscar Tamez Política e HistoriaMartes, 2 de Febrero de 2021 01:03 a.m.

Estamos a meses de la elección más grande de la historia, aunque sólo sea un slogan que terminará en el 2024 con la elección más grande de la historia.

En Nuevo León, hace un año, la contienda era de cuatro potenciales candidatos, por primera vez tenían la misma oportunidad un o una candidata de izquierda, derecha, centro y otra opción sin definición ideológica como el MC.

En ese tiempo, el liderazgo unipersonal de Samuel García convertía en competitivo al MC, se desplomó por los desaciertos del senador y las traiciones de su compañero de fórmula en Monterrey.

Por el PAN, siendo la marca que, más votos suma en las preferencias, se desploma por los conflictos internos, por anteponer cotos y parcelas de los grupos de poder, antes que ser incluyentes. Así descarrilan a Víctor Fuentes quien ve la opción de abandonar a su partido nodriza.

Con este escenario quedan dos opciones en contienda, por un lado, Morena con su candidata Clara Luz Flores y por el otro Adrián de la Garza abanderando al PRI. Ambos con posibilidades de triunfo, en un empate técnico donde encuestas como Demoscopía Digital en sus recientes mediciones, señala que de ser las elecciones en este momento, ganaría el alcalde con licencia de Monterrey.

Será una contienda muy cerrada, con poco margen para que una o uno despunte y la contraparte se disminuya. Incluso, en el caso de Adrián de la Garza, ha venido creciendo en las preferencias según diversas mediciones.

A ninguno de los dos -Clara o Adrián- les afectó en sus números el surgimiento de Fernando Larrazábal por el PAN o la confirmación de Samuel García por MC, sus números, según las encuestas, son de ellos y no de las circunstancias, eso les convierte en las candidaturas sólidas.

Por su parte, el PAN y MC tienen candidaturas inestables, usando términos de la química y aquello de los electrones. Es más probable que cedan electrones, mientras que Morena y PRI es más probable que reciban electrones.

Luego de un mal recuerdo de la química preparatoriana, sirva la analogía para explicar el voto switcher y su influencia determinante en las elecciones del próximo 6 de junio.

Según las encuestas, los candidatos estables y fuertes han vivido de todo y se mantienen en las preferencias, por lo que el triunfo puede llegar a depender de los votos switcher que se desprendan de otras fuerzas políticas.

El voto switcher surge de los ciudadanos quienes ven en una persona o marca partidista su mejor opción, pero sin estar cegados por esa preferencia; sin embargo, cuando descubren que no hay posibilidades de triunfo, pueden tomar una segunda opción de voto, la cual no necesariamente responde a su segunda preferencia, sino a su primera animadversión.

En política se decide frecuentemente con las emociones y aunque debiera ser la razón quien mande, eso no aplica así. La primera emoción en juego es la simpatía o preferencia, la segunda la antipatía o resentimiento, estas emociones negativas más sólidas que las positivas.

Quienes pueden soltar más votos son los candidatos que ocupen el tercer y cuarto sitio, en este momento diríamos que el PAN y MC.

Siguiendo esa lógica, la mayoría de los votos switcher irán a la campaña que tenga afinidad con el pensamiento de los ciudadanos identificados con el PAN o MC.

Los votos que salgan de esos partidos irán enfocados a hacer perder a la candidata o candidato de su antipatía. 

Si le creemos al presidente: quienes no sean morenos o aliados son fifís, entonces los votos switcher son fifís y buscarán afinidad con la campaña fifí. Los puntos entre primero y segundo lugar pueden ser de switcher.

www.estudiospoliticos.mx

www.Twitter.com/@EstudiosMx 

www.Facebook.com/EstudiosPoliticos.mx

OpenA