icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
El tamaño de su miedo es 34 guardias y 18 patrullas Por: Plácido Garza IrreverenteMartes, 14 de Enero de 2020 00:41 a.m.

PRIMERA PARTE

A unos 300 metros de distancia –para despistarle, según ellos– seis patrullas de la Guarida Civil –cada una con tres elementos de cargo uniformados y armados– montan guardia "cuidando" la parte más descuidada del camellón de una avenida.

Tres de ellas son la 714, 447 y 180. De las otras no alcanzamos a anotar sus números porque sus tripulantes se nos fueron encima amenazadoramente cuando les tomábamos fotos.

Les platico: el Paseo de los Césares en la colonia Cumbres Tercer Sector, de Monterrey, es lo suficientemente amplio para permitir el estacionamiento de carros a ambos lados.

Corre de norte a sur y de los 120 metros lineales que ocupan las casas con la numeración 300, más de la mitad de esa extensión es ocupada por fácil 12 camionetas blancas Jeep, Suburbans y otras marcas de lujo, visiblemente blindadas algunas de ellas. Unos vecinos me dijeron que hay días que cuentan hasta 17 camionetotas de esas paradas ahí, todas con guaruras armados.

Después de varios recorridos alrededor de ese sector contamos a 16 guardias vestidos de civil a los que –según vecinos– todos los días del año les llevan las tres comidas en camionetas con logos del restaurant "El Papalote", cuyo dueño es Roberto Chapa. Bueno, a veces les llevan la comida de otro negocio de catering, ya ven lo delicados, exigentes y finos que son algunos guaruras del gobierno.

El punto donde confluye todo este aparatoso dispositivo de seguridad es una casa marcada con el número 329, que contrasta por su lujosa fachada con las del resto de este sector de clase media regiomontana.

No le hace que quienes ahí viven anden fuera. Las unidades del "Papalote" llegan religiosamente tres veces al día para alimentar a los guaruras, que permanecen de posta las 24 horas baboseando con sus celulares, piropeando a las mujeres que se animan a caminar por ahí, hostigando y viendo feo a los que osan aminorar la marcha de sus vehículos ante este apantallaje, oyendo música del peor gusto en sus patrullotas camufladas de civil y algunos de ellos, los más "pulcros", dándoles un trapazo.

El dueño de esa casa de unos 300 m2 vive ahí desde hace muchos años y comenzó a dar señales de bonanza a finales de 2015, cuando compró la casa en la esquina de esa cuadra. Una mansión, para los estándares del resto de viviendas de esa zona.

Su casa de 300 m2 fue remodelada con toda la mano durante un año. Incluso trabajadores de Agua y Drenaje le dieron duro a mejorar el drenaje pluvial porque antes –cuando no era rico– se les metía el agua de las lluvias.

La casa de la esquina es utilizada como centro de reunión del guarurerío que lo cuida.

A mediados de 2016 compró también el único terreno baldío de la cuadra, ubicado en contra esquina de esa casota e intentó comprarle al dueño con el que colinda su trasero patio, pero este no se dejó.

Un vecino me dio detalles de las dos operaciones porque la hizo de corredor entre el comprador y los que vendieron, y cuando le pedí a mi gente que checara los datos en el Registro Público de la Propiedad, se toparon con que los documentos de esas dos operaciones están catalogados como "restringidos" y para obtener una copia –a diferencia de los de los humildes mortales– les pidieron acreditarse como dueños de dichas propiedades.

Ahí vive desde hace varios años alguien a quien le gusta que le digan que es hijo pródigo de Sabinas Hidalgo, donde nació el 24 de mayo de 1957, que empezó a estudiar la carrera de abogado en la UdeM y la terminó en la UANL, quién sabe por qué habrá sido esto, aunque algunos compañeros de su generación me dijeron que fue porque tuvo problemas con materias tronadas.

Se trata de alguien que militó en el PRI y llegó a ser presidente del comité municipal de Monterrey de 1978 a 1982.

Luego fue diputado local en la LXV legislatura del Congreso de Nuevo León, ocupando incluso la presidencia de la llamada "gran comisión".

Fue también secretario de organización y tesorero del Movimiento Territorial Nacional y miembro del consejo político nacional del PRI.

Renunció a ese partido en 2003 para buscar una candidatura como independiente en marzo de ese año.

En diciembre de 2014 fue coordinador de la campaña a la gubernatura de "El Bronco" Jaime Rodríguez y cuando este ganó, fue nombrado secretario general de Gobierno, puesto que ocupa desde el 4 de octubre de 2015 y de diciembre de 2017 al 2 de julio de 2018 fue gobernador interino mientras su jefe jugó para perder estrepitosamente la presidencia de México ante MALO.

El inquilino de Paseo de los Césares 329 en la Colonia Cumbres Tercer Sector se llama Manuel Florentino González Flores.

Lo "cuidan" a él y a su familia 34 guardias –unos uniformados y otros de civil– todos armados y el jefe de uno de los cuales tuvo la osadía de buscarme para decirme que está hasta la madre haciendo un trabajo por el que le pagan más o menos, pero que lo llena de vergüenza.

Lo menos que me dijo es que 18 patrullas –6 de ellas de la Guarida Civil– con todos esos elementos, dejan de hacer su jale en el Estado en materia de seguridad para andarle cuidando las ... espaldas a un funcionario que se enriquece descaradamente desde que llegó a la Secretaría General del Gobierno de NL.

Mi abuela la financiera decía que el tamaño de la protección que usa un político es directamente proporcional al miedo que tiene de que le hagan algo por andar haciendo cosas no muy buenas que digamos.

Por lo pronto, los vecinos de Manuel Florentino están hartos de su aparatosa forma de vida. No les doy detalles de lo que han visto intramuros porque eso es materia de otro sustancioso artículo.

El mismo vecino que la hizo de bróker para la compra-venta de esas propiedades me dijo que más de la mitad de quienes viven en esa cuadra han tratado infructuosamente de vender sus casas, pero cuando los compradores se enteran de quien vive en el 329, alegan que ni estando locos se cambian ahí.

CAJÓN DE SASTRE

"Qué mugrero. Si así se las gasta el llamado ´número 2´ del gobierno de ´El Bronco´, ¿cómo andará el número 1? Es para que les corten las manos por rateros y abusivos. Entonces me pregunto: y ante todo esto, ¿dónde está la mano que mece la cuna de la 4T?", remata la irreverente de mi Gaby, que arriesgó más o menos el pellejo al andarla haciendo de sabueso conmigo en esta visita que hicimos al barrio del "hijo pródigo" de Sabinas Hidalgo.

Mañana la 2ª parte: "Y mientras 34 cuidan al 2 del ´Bronco´, los robos pululan a su alrededor".

placido.garza@gmail.com

OpenA