icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
El personaje del Palacio de Cantera Por: Ana Rent En Visión MillennialLunes, 21 de Septiembre de 2020 02:00 a.m.
Algunos dicen que para aprender hay que equivocarse, y en Nuevo León ya nos hemos equivocado, porque por una mala elección hemos pagado las consecuencias de tener un pésimo gobierno. Nos ha costado muy caro tener en el Palacio de Cantera a un personaje, cuando lo que se necesita es un gobernante para que un estado funcione y evolucione.

En Nuevo León un millón de personas quisieron probar algo "nuevo", y decidieron experimentar al votar por un personaje que rompía con la imagen de un político tradicional. Bastaron un par de meses para que todos nos diéramos cuenta del gran error que se había cometido, y así han pasado cinco años.

Durante este tiempo en Nuevo León hemos tenido que padecer la falta de un verdadero líder, de un gobernador que gobierne para todos los ciudadanos, de alguien que sí sepa hacer política, que tenga seriedad y responsabilidad, que tome las decisiones en beneficio de la gente y que trabaje para el desarrollo del estado.

Hoy en Nuevo León tenemos en el Palacio de Cantera a un personaje, que durante estos años ha gobernado con puras ocurrencias, malas improvisaciones, que ha dicho y hecho cosas irreverentes que nos dejan en vergüenza, siguiendo siempre su agenda para beneficio personal. Un personaje que durante muchos años prefirió intentar ser cómico y declarar incoherencias solo para llamar la atención, con el objetivo de "hacer ruido".

Es muy triste que ese personaje nunca pudiera entender la seriedad de la responsabilidad que el pueblo le dio. Incluso, en varias ocasiones hasta decidió ser grosero "mandando a volar" a los ciudadanos que tenían el valor de encararlo para exigirle que se tomara seriamente su encargo y que se pusiera a trabajar.

Los resultados de tener un gobierno de ocurrencias e improvisaciones ya los conocemos: cero obras, falta de empleo, creciente inseguridad, eliminación de programas sociales, problemas graves de contaminación, confrontación social, consecuencias políticas a nivel nacional, presupuesto castigado, falta de liderazgo, escándalos de corrupción, alta dosis de cinismo y descaro, falta de sensibilidad social, y nulo amor por Nuevo León.

La buena noticia es que el personaje ya va de salida del Palacio de Cantera y por fin terminará el peor sexenio en la historia de Nuevo León, ahora nos toca reflexionar profundamente y analizar qué es lo que le conviene a nuestro estado, qué tipo de persona necesitamos para que nuestra tierra vuelva a posicionarse y agarremos el ritmo ascendente.

Las elecciones 2021 están muy cerca y desde ya tendríamos que entender que el voto es una responsabilidad grandísima, ya que no sólo se trata de marcar una boleta sino que esa decisión sí puede afectar o beneficiar el rumbo que tome Nuevo León.

Ahora más que nunca local y nacionalmente podemos entender de las consecuencias de votar por algo "novedoso".

Hoy por hoy, los ciudadanos entendemos el valor real de nuestro voto, que realmente nuestras decisiones terminan afectando o beneficiando a nuestra comunidad, a nuestro estado y a nuestro país. Por eso, el próximo año estamos obligados moralmente a salir a votar, porque la apatía también ha traído consecuencias.

OpenA