icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
El peligro de la desinformación Por: Diego Díaz Si-nehLunes, 13 de Enero de 2020 01:22 a.m.

Richard Jewell ( El caso de Richard Jewell) dirigida por Clint Eastwood y basada en la verdadera historia de un hombre que estuvo bajo sospecha de ser un terrorista durante los juegos olímpicos de 1996. 

Richard Jewell (Paul Walter Hauser) sueña con ser oficial de policía. Pero su obsesión con la justicia le ha dado una mala reputación. Después de conseguir trabajo como guardia de seguridad en las Olimpiadas del ’96, descubre una bomba en el lugar. Su hallazgo oportuno lo ayuda a salvar a varias personas y se vuelve un héroe nacional. Pero los agentes encargados de investigar el caso sospechan que Richard puede no ser el héroe que todos han pensado. 

Clint Eastwood es un gran director y este proyecto es una de las mejores pruebas de ello. Como consecuencia los actores se destacan. Walter Hauser, por ejemplo, se asemeja y además estudió el modo de hablar y moverse del verdadero Jewell, y Olivia Wilde es excelente en el cuestionable rol de Kathy Scruggs. Pero es Sam Rockwell, interpretando a Watson Bryant, quien se roba las escenas. 

Las tomas fueron buenas, pero pudieron ser más creativas. La iluminación y colores funcionaron como se necesitó y los sets nunca se sintieron falsos. El guion y el tema son muy adecuados para lo que seguimos viviendo en la actualidad. 

A pesar de que nos enseñan sobre el pasado turbio de Richard Jewell, a él lo muestran, no solo como una víctima de la situación, sino como un ser humano excepcional: amistoso, agradable y que se preocupa por su madre. La veracidad es cuestionable, pero obviamente es con la intención de crear empatía. Por otro lado, es bueno que, después de haber sido deshumanizado por los medios, ahora nos voltean los papeles. 

De hecho, el filme deshumaniza a la reportera que comenzó a esparcir la noticia, al hacerla ver como una malévola persona que disfruta de la desgracia en el mundo solo porque eso vende. Cosa que, de hecho, ha sido muy criticada por varios medios en estados unidos. ¿Por qué será?

Y, a pesar de que amé la interpretación de Olivia Wilde, la resolución de su personaje se siente muy forzada y apurada, como si su momento de darse cuenta de que estaba equivocada fuese solo porque ya no quedaba más tiempo. Además de que el método que usó para darse cuenta te hace preguntare ¿por qué no hizo esto desde el principio? 

La película no es perfecta, cosas fueron alteradas y cambiadas (como siempre) para hacerla una experiencia cinematográfica, pero la historia se maneja con respeto hacia su personaje principal. Es entretenida ya sea que tengas, o no, conocimiento previo del caso real. Para quienes son fans de las recreaciones de casos de la vida real, Clint Eastwood o Sam Rockwell esta es una que debe estar en su lista. 7/10.

OpenA