icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
El Ñu Por: Plácido Garza IrreverenteViernes, 22 de Mayo de 2020 00:00 a.m.

El ñu es un bóvido pesado, de grandes y desproporcionados cuartos delanteros, con una cabeza en forma de caja y cuernos lisos, afilados y curvados hacia arriba.

Les platico: Este animal tiene cabeza de toro, patas de toro, rabo de toro; es idéntico a un toro, pero no es toro.

Si un torero ve a un ñu y pretende capotearlo, es muerte segura, porque no entiende, no embiste hacia el rojo. Se va sobre el bulto.

Al verte saca la lengua, agacha la cabeza, restrega sus patas contra la arena y cuando crees que va a arrancar, no arranca. Lo hace cuando se le pega la gana. Quieres torearlo y se va sobre ti encajándote sus cuernos en la panza.

Un torero no debe confundir a un ñu con un toro, porque el resultado es muerte. Ahora sí: El error de los venezolanos fue intentar una faena clásica de las que se usan contra los políticos, pero no gobernaban Caldera o Carlos Andrés Pérez o Lusinchi. Esos eran toros.

Quien gobernaba era Chávez y hoy Maduro, unos ñus, y estos animales no entienden el sistema de faena para los toros.

En Venezuela se instauró una dictadura con bases constitucionales, donde a los chavistas no se les puede hacer nada pues todo está permitido por las leyes.

Lo que hizo Chávez y hoy hace Maduro es legal y constitucional. Por eso la piensan tanto los EU, donde existe un régimen democrático y constitucional.

Y por eso no lo pensaron nada los cubanos, los chinos y los rusos para ponerse al lado del chavismo, pues sus gobiernos no son democráticos ni constitucionales.

Nadie me lo platicó. He estado cuatro veces en Venezuela: en 2017, 2018, el año pasado y éste.

Seis meses de reuniones con representantes de la sociedad civil, de la "resistencia clandestina venezolana" y con militares de la "reserva bolivariana", la última vez fue en Mérida, homónima de nuestra yucateca, a 120 kilómetros de Caracas.

También en un lugar de Cd. Bolívar, frontera de Venezuela con Brasil, donde me reuní con los pemones, indígenas venezolanos que fueron masacrados por la "fuerza pretoriana" de cubanos que protegen a Maduro, cuando los organismos internacionales enviaron ayuda humanitaria y el gobierno de Caracas lo impidió a fuego de armas automáticas.

En Venezuela, es legal y constitucional la censura previa, que no es propio de un régimen democrático.

No pude enviar mis artículos desde suelo venezolano debido a los controles de los rusos, que bloquean las transmisiones de equipos informáticos cuyas direcciones IPC no estén radicadas ni sujetas al escrutinio del Palacio de Miraflores.

Tuve que cruzar la frontera hacia Brasil, desde donde finalmente envié mis despachos.

Por eso me asombra la ingenuidad de los mexicanos que se hacen de la vista gorda sobre que sucede en Venezuela. No entiendo la ceguera de quienes dicen que Maduro -y antes Chávez- son demócratas.

Quizá la primera elección donde ganó Chávez fue democrática, cuando los venezolanos votaron hartos contra la corrupción de Pérez y Caldera, pero no lo hicieron a favor de Hugo.

Durante 20 años han habido elecciones manoseadas para que el chavismo mantenga el poder, cobijados por cubanos, rusos y en menor grado, por los chinos.

Después de 6 meses de vivir en Venezuela, ¿cuál creo que es el principal error de los venezolanos? Creer ingenuamente que están combatiendo a una democracia imperfecta.

No señores. El régimen de Maduro NO es demócrata. Se está peleando contra una dictadura sentada sobre una base constitucional.

Están tratando de capotear a un ñu confundiéndolo con un toro.

Los venezolanos aman la democracia y quieren tumbar democráticamente a una dictadura. Así no se puede.

Antes de la II Guerra Mundial, Churchill supo que era imposible llegar a un acuerdo con Hitler.

Amigos venezolanos, cualquier acuerdo al que lleguen con Maduro los va a perjudicar.

CAJÓN DE SASTRE

"¿Y qué sucede en México? ¿No estaremos capoteando a un ñu confundiéndolo con un toro?", pregunta la irreverente de mi Gaby.

OpenA