OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
El legado de proteger a las viudas y huérfanos Por: Luis Gerardo Treviño Fortaleza ciudadanaJueves, 5 de Noviembre de 2020 04:00 a.m.

El sábado pasado, día 31 de octubre de este 2020, se llevó a cabo la misa donde se beatifica al padre Michael McGivney, ¿pero quien es este cura? Se trata de un sacerdote católico que entre las muchas cosas que hizo está el fundar la orden de los Caballeros de Colon, inspirado en proteger a las viudas y huérfanos de su comunidad parroquial.

Reunió a un grupo de hombres en su parroquia el 2 de octubre de 1881, de su jurisdicción, de manera que les explico su plan y así fue como inicia la orden que hoy existe en Estados Unidos, Canadá, Filipinas, México, Polonia, República Dominicana, Puerto Rico, Panamá, Bahamas, las Islas Vírgenes, Cuba, Guatemala, Guam, Saipán, Lituania, Ucrania y Corea del Sur. Él murió a los 38 años, se le atribuye un milagro de salvar de una enfermedad a un bebe en gestación, que hoy es un niño de 5 años que acudió a la misa de beatificación, su testimonio lo procesó la Santa Sede.

La enseñanza de este sacerdote para las siguientes generaciones de miembros de la organización –pero que no es exclusiva a  los miembros, hoy más que nunca– es ese ejemplo de ver por las familias de los hombres fallecidos, el cual se hace muy vigente en tiempos como el actual, en el que tenemos una gran cantidad de personas fallecidas a causa del Covid; muchos son jefes de familia, y por lo tanto sus viudas e hijos huérfanos tienen una nueva condición de vida.

En mi vida he escuchado muchas veces que cuando uno acude a dar un pésame los amigos y compadres son muy dados a decir en esos momentos de angustia a la viuda "que lo que se le ofrezca, estarán siempre a las órdenes", pero resulta que cuando esa viuda acude con aquel compadre que tan amablemente dijo que lo que se ofreciera... "Oiga compadre lo vengo a ver pues necesito su ayuda"... casi de inmediato responde el que ofreció la ayuda "hay comadre andamos muy apurados"; lo más probable es que la viuda acudiera a solicitar ayuda o asesoría para alguno de esos trámites que hacia su marido y que ella nunca supo cómo hacerlos, pero el compadre más falso que el billete de tres pesos antes de saber de qué se trata la petición luego luego se retuerce de rosquilla.

¿A dónde voy con estas historias? Tenemos muchas oportunidades de practicar la solidaridad y la caridad, en muchos de los casos, espero que así sea, esas familias puede ser que reciban los beneficios de seguridad social  o producto de ahorros o seguros. Pero también requieren de asesoría, de cómo manejar los negocios, de los riesgos que ahora enfrentan y el nuevo rol que tienen que jugar ante la vida y la sociedad.

Existe la posibilidad de que hayan quedado en el desamparo total y no tengan ninguna prestación, entonces tendrán que arrancar de cero desde capacitarse para enfrentar la vida con otro rol. A todas esas personas les podemos ir ayudando entre vecinos, compadres, amigos, hoy por ellos, quizá más adelante también alguien vea por los nuestros.

En nuestra organización, aunque con algunas limitaciones, podemos apoyar con asesoría a personas que tengan diversas problemáticas relacionadas. En otros casos quizá le podamos dirigir en la forma de solucionar su situación; para otros contamos con profesionales expertos en atender asuntos jurídicos derivados del fallecimiento de las personas,  como son los trámites sucesorios con o sin testamento y otras muchas cosas.

Si quieres formar parte de un grupo de ayuda o estás dispuesto a patrocinar apoyos para familias que ocupan un empujón, repórtate a mis redes; lo mismo si hay alguien a quien podemos apoyar dentro de nuestro alcance, lo haré con mucho gusto por la misión que nos encomendó el beato.

OpenA