OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
El Inegi y la fuerza moral Por: Óscar Tamez Política e HistoriaMartes, 26 de Enero de 2021 00:00 a.m.

El Inegi publica datos del censo 2020, el cual debió realizarse en medio de la pandemia en su primera etapa, la relevancia de estas estadísticas se centra en que ofrecen a los investigadores sociales, datos para sus estudios.

Según Inegi, la suma de mexicanos alcanza 126 millones 014,024; lo que se puede explicar en la conciencia sobre tener menos hijos entre las familias, también por la cultura de los jóvenes donde desean terminar estudios hasta de posgrado antes de casarse y además es a mayor edad que los jóvenes preparados quieren hacer vida conyugal.

Por supuesto que queda el fantasma del Covid-19, el cual impidió levantar el censo en forma óptima pues las visitas domiciliares transcurrieron en marzo, entre el 2 y el 27 de ese mes; además de muchos domicilios no censados, es el caso de este servidor donde pusieron un engomado de "censado" y no se levantó el cuestionario.

Por sobre las minucias que pueden representar casos como el de este opinador, los estudios del Inegi son vitales para la toma de decisiones, tanto en el diseño de políticas públicas como en el sector privado o la investigación académica.

Es titánica la labor del instituto, pues en tiempos de la mayor violencia en el país, el incremento de los llamados fraccionamientos privados y la presencia del bicho, esto sin olvidar la geografía nacional, convierte al censo 2020 en algo para la historia.

Según los datos del censo 2020, en 10 años la población de México se incrementó en 14 millones de habitantes, número redondo. Un dato que debe llamar la atención es la edad promedio, que pasó de ser 22 años en el inicio de este siglo a 29 en este censo.

Debe preocupar porque de seguir la tendencia, para el año 2050 seremos un país con una alta tasa de adultos y adultos mayores, lo cual implica replantear esquemas como el educativo, la salud y la seguridad social, claro, nuestros gobiernos pensarán en ello allá por el 2055 cuando la crisis haya detonado, siempre tapando el hoyo luego de caído el niño.

Desperdiciamos en las dos pasadas décadas el llamado bono demográfico, le robamos siete años de edad altamente productiva a la nación. En vez de crecer hemos decrecido y esto es perjuicio de las generaciones ubicadas entre 15 y 50 años. Basta observar que la población de 60 o más, pasó de ser el 9% a un 12% entre 2010 y 2020.

Crecieron los hablantes de lenguas indígenas, pasando de 7 millones 364,645 hablantes a 7 millones 815,645; aun y cuando en el porcentaje de mexicanos decreció el número de personas que se comunican en lengua indígena.

El sistema educativo nacional debe prestar atención al dato sobre discapacidad para replantear esta modalidad del sistema educativo mexicano. Según el censo 2020, existen 20 millones 883,108 personas con alguna discapacidad, hablamos del 16% de la población total con discapacidad.

Dado que las discapacidades van en aumento en el país, es prioridad atender este fenómeno social en el ámbito educativo, pero también en lo laboral y la seguridad social, hablamos de personas que cada vez tienen mayor estándar de vida y se debe procurar la vivan con calidad.

Mucho por analizar en las cifras del censo 2020, pero no podemos dejar de lado el contagio del presidente anunciado el fin de semana.

Además de desear restablecimiento pleno, es importante señalar que se debe sancionar la irresponsabilidad del mandatario y la de su equipo frente al valor estratégico de su salud física y mental.

Alguien en su equipo debe responder por la irresponsabilidad. La del presidente no es una vida más, es la vida de las instituciones también.

¡Lo cierto es que ya no tiene la misma fuerza moral!

OpenA