OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
El gran después Por: Omar Méndez El porqué de las cosasViernes, 15 de Enero de 2021 02:00 a.m.

Aunque la pandemia, sus encierros y prohibiciones derivadas no desaparecieron, ni mucho menos sucumbieron al final del 2020, el cambio de año bien puede representar un punto de partida para reflexionar, recordar, contemplar, agradecer, entre otras cosas.

A finales del año pasado tuve la oportunidad de ver la película de Soul, recién estrenada en plataforma digital. Dentro de las muchas buenas frases-moralejas que la película me arrojó, hubo dos que llamaron mi atención: la idea de que no venimos a este mundo a cumplir sólo una misión, y el concepto del gran después.

Sin querer abundar en el análisis filosófico social de la película, estando fuera del contexto laboral en medio de unos días de ´vacaciones´, la película me hizo preguntarme cuál ha sido la única misión presente en mi vida (desde marzo del 2020) a la fecha, no vacilé en pensar en la sobrevivencia como la única respuesta. ¿Sobrevivir como misión?.

¿Sobrevivir a qué?, ¿al contagio?, ¿al virus?, ¿a la crisis social?, ¿a las ganas de salir?, ¿de reunirse?, ¿a la nueva normalidad?, ¿al estrés?, ¿al trabajo?, ¿al encierro?. Preguntas acompañadas posteriormente por ¿hasta cuándo?, ¿por quién?, ¿hasta qué suceda qué?, ¿con qué motivo?, y de nuevo ¿sobre vivir?.

Y entonces, si, aquella frase del gran después vino a mi mente. Si bien en la película el gran después hace alusión a lo que hay después de la muerte (me parece que llamarle genéricamente gran después fue un acierto diplomático religioso), pareciera que ese encuentro con y renuncia al gran después también tiene presencia en relación a los muchos procesos que vivimos día a día.

El proceso de fin de año, por ejemplo, fue el ´check point´ que concluyó un periodo que muchos se marcaron, algunos inclusive pensando que pudiera ser el fin de la pandemia o del encierro, otros aguantando las medidas para relajarlas en fiestas. Proceso que apertura procesos de familias lidiando con la pérdida, viendo menguada su situación, viviendo la crisis dentro de la crisis.

El gran después, como destino posterior a una pérdida, es el ahora. Jamás volveremos a la vida antes del marzo del 2020, situaciones, personas, sentimientos que se fueron para siempre. ¿Es momento de incorporar la idea de dejar de aguantar (hasta que pase quien sabe qué), para que nos devuelva algo (quien sabe qué) y empezar a vivir con lo que tenemos, con el alcance presente, con las redes creadas hasta ahora?.

El gran después no debe ser una promesa futura, sino la vida presente. El gran después es ahora, e implica vivir con lo que tenemos al alcance, aceptando que la pasamos mal, que nos duele, que lastima, que puede ser mejor, pero que el ahora, es así, como es. No nos llenemos de pesimismo, sino de realidad, pues será la encargada de intentar mejorar.

OpenA