OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
El desafío por regular ciberataques entre países Por: Enrique Alanis Carrera por el ImperioMiércoles, 24 de Marzo de 2021 02:00 a.m.

Entre los numerosos grupos de trabajo dentro de la Organización de las Naciones Unidas, han existido esfuerzos por más de una década para legislar, delimitar y especificar una serie de normas de conducta para los países en cuanto a su activismo en el ciberespacio.

Desde 1998, Rusia propuso en la Asamblea General de la ONU la creación de un grupo especializado para evaluar las amenazas que el uso de tecnologías representaba a la seguridad internacional. Desde entonces, un grupo de expertos ha estado describiendo normas y procurando su consenso. 

El esfuerzo más reciente por llegar a un acuerdo general fue este mes de marzo. Dicho acuerdo confirma a la ONU como el foro para discusiones, negociaciones y recomendaciones, además especifica que los ciberataques se han incrementado en magnitud, frecuencia, sofisticación y precisión, generando potenciales conflictos entre naciones. El reciente reporte de este grupo hace hincapié en el riesgo que el incremento de ciberataques representa para la infraestructura crítica; es decir, instalaciones médicas, de agua, energía, servicios financieros, transporte, entre otros, y pide a los países no realizar este tipo de ataques y prever su protección. Además, especifica que las normas a seguir en el ciberespacio deben coincidir con los principios, obligaciones y derechos de las leyes internacionales.  

Mi análisis y prospectiva: La principal complejidad de los ciberataques es probar su autoría. Su efectividad y principio intrínseco se basa en la anonimidad y encubrimiento. Por ende, en general es significativamente complicado articular pruebas contundentes para comprobar la responsabilidad de alguna nación. Además, las capacidades de ciberataques no son propias solamente de países, también existen actores no gubernamentales, como por ejemplo grupos criminales o terroristas, con su propia agenda, que emprenden dichos ataques, o que inclusive son empleados por los mismos gobiernos para así deslindarse de acciones directas ante una posible inculpación. Lo anterior provoca acusaciones subjetivas y debates constantes que difícilmente comprueban la responsabilidad de un gobierno. 

Los ciberataques han probado ser una vía eficaz de ataque y beneficios que evita el conflicto directo armado. Logran robar información y propiedad intelectual, estafar a particulares e instituciones, mermar procesos productivos e infraestructura, e inclusive se presume el involucramiento en procesos electorales. 

El avance en acuerdos internacionales para la gobernanza del ciberespacio, con consecuencias vinculantes al incumplimiento, será un avance positivo para reducir conflictos potenciales; sin embargo, la ciberguerra continuará entre las potencias y actores no gubernamentales, por lo que la previsión con avances tecnológicos y protección de sistemas es una de las estrategias más viables.

OpenA