OpenA
icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
¿El cierre de un ciclo o el comienzo de algo horrible?Por: Diego Díaz Sí- NehViernes, 4 de Junio de 2021 02:00 a.m.

 The Conjuring: The Devil Made Me Do It (El Conjuro 3: El Diablo me Obligó a Hacerlo) dirigida por Michael Chaves – el mismo que dirigió The Curse of La Llorona (2019)– y escrita por David Leslie Johnson-McGoldrick – mismo que escribió Orphan (2009) y The Conjuring 2 (2016). 

Los Warren están de regreso con su caso más aterrador y más complicado hasta ahora. Se trata de la po-sesión de Arne Cheyenne Johnson quién fue a juicio por un doble homicidio y su defensa fue declararse inocente alegando posesión demoniaca y que "el Diablo lo obligó a hacerlo".

Sin embargo, Lorraine Warren (Vera Farmiga) y Ed Warren (Patrick Wilson) saben que probarlo no será fácil y que, encima, tienen que sacar el demonio de Arne antes de que cometa más atrocidades.  

Si hablamos de cinematografía considero que la cámara es lo más creativo que vemos en pantalla. Se mueve por todos lados y acompaña los movimientos y las perspectivas de los personajes con una coor-dinación impresionante. 

Especialmente cuando los personajes se movían de formas curiosas. También hay que reconocer que la cinta es buena para mantener el suspenso y por lo mismo, los silencios son una parte importante del audio de esta película. Pero aquí entra uno de los primeros problemas. 

Y es que no sé si fue mi sala o sólo es que la película es demasiado ruidosa. Esto es notorio desde la primera escena en la que comenzamos viendo un exorcismo muy agresivo e intenso que bien podría ser el final del metraje. 

Y eso rápidamente me trajo un mal presentimiento y pensé: si es así de intensa y ruidosa ahorita, para cuando acabe van a tratar de hacerlo dos veces más intenso y dos veces más ruidoso... y eso no es algo bueno. Y en efecto El Conjuro 3 es excesivo. 

El final se termina más como un filme de Transformes, en la que todo explota, todo es destrucción y no distingues sonidos sólo ruido. De nuevo, no sé si fue mi sala, pero sin exagerar en las escenas finales no me hubiera dado cuenta de que los personajes estaban hablando de no ser por los subtítulos. 

La verdad es que las secuelas rara vez superan a la primera y mejor ni hablemos de las secuelas de las secuelas. Pudieron haber sido un poco más austeros con la intensidad ya que al final se sintió más bien como una cinta de acción que una cinta terrorífica. 

Creo que este es un buen momento para que la franquicia termine y simplemente disfrute que pudo lle-gar a un punto que pocas franquicias logran manteniendo cierta consistencia.  Si eres un verdadero fan de la franquicia te puedo asegurar que la película sigue siendo mucho mejor que todas las de Annabelle y, por supuesto, que la de La Llorona. 7/10. 




OpenA