icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Dos consejos para tener una vida plenaMiércoles, 20 de Marzo de 2019 02:15 a.m.

Estimados y estimadas lectoras: les comparto un par de excelentes mensajes que recibí a través del ya no tan nuevo sistema de información, el Internet, que sin duda nos deben de hacer reflexionar sobre el sentido que le debemos de dar a nuestra vida y a la relación con los demás. En el primero se destaca la respuesta que el esposo le dio a la fotógrafa Victoria Haltom, quien había realizado una sesión de fotos a una mujer de 40 años de edad, pero el mensaje destaca que la mujer le pidió a Victoria que le quitara de las fotos su celulitis, su grasa y sus arrugas.

Victoria cumplió su deseo y la señora le envío un precioso álbum de fotos a su esposo.

El mensaje nos dice que “tres días después, Victoria recibe el siguiente email del marido: No quiero que pienses que estoy de algún modo disgustado contigo, pero me gustaría contarte algunas cosas sobre nosotros. Sé que mi mujer se ha hecho estas fotos para avivar un poco más nuestra relación. Cuando abrí el álbum de fotos que recibí, me dio un vuelco el corazón. En estas fotos, aunque son bonitas y evidentemente eres una magnifica fotógrafa, ésta no es mi mujer. Le quitaste los ‘defectos’. Sé que es lo que ella te lo pidió, pero con ello has borrado también nuestra vida. Cuando le quitaste las estrías, te llevaste la prueba de la existencia de nuestros hijos. Cuando hiciste desaparecer sus arrugas, te llevaste más de 20 años de nuestras risas y preocupaciones. La verdad es que te escribo para darte las gracias. Estas fotos me han hecho darme cuenta de que no le digo a mi esposa lo mucho que la quiero y que la adoro tal y como es. Se lo digo tan pocas veces que realmente pensó que estas imágenes retocadas es como quiero que ella esté. Pero tengo que poner más de mi parte y decirle y demostrarle que la quiero con todas sus imperfecciones. Gracias por recordármelo”.

Pero el segundo mensaje nos dice que debemos de quitar de las fotos de nuestra vida, es de un autor desconocido que titulo su mensaje como: “Me Divorcié”, destacó los divorcios que debemos de llevar a cabo para tener una mejor vida:

1. De la amargura, de la tristeza, la envidia y del egoísmo, de los rencores, de las malas caras, de pensar mal de los otros, de las clasificaciones burdas y baratas de los seres humanos;

2. De la soledad, de la ignorancia espiritual, de la hipocresía, de la falta de sensibilidad.

3. De la mediocridad, de la arrogancia y la petulancia, de los atropellos, de pensar que soy mejor que los demás, de todo lo negativo que pueda privarme de ser una persona feliz y honesta, conmigo mismo.

4. De la angustia y el estrés que produce buscar la aprobación de los demás, impresionarlos con la forma de vestir, dónde vivo, por mi auto, los sitios que frecuento, cómo decoro mi casa.

5. Del sentimiento de culpa y de toda la ansiedad que se produce cuando se usan los momentos presentes, inmovilizándome, por hechos que sucedieron en el pasado. Reconozco que he cometido errores y trataré de no volverlos a repetir.

6. De lamentarme por lo que pasó y tampoco hacer esfuerzos para hacer sentir a otros culpables.

Con estos divorcios, el autor nos destaca que lo que debemos hacer es:

7. “Este divorcio me sirvió para aceptarme como soy, con mi físico, y mi manera de ser. Acepto también las cosas que me rodean, sin quejarme por ellas: el clima, el ruido, la gente ingrata, quejumbrosa, chismosa… Procuro no frecuentarlos mucho, para que no me desestabilicen. Todo forma parte del mundo natural y lo acepto como un niño que ve todo y no se ofende. Así estoy soltero de esos malos sentimientos, casado con la felicidad, a la cual prometo serle fiel por el resto de mis días. Es rico ser feliz y encontrar muchos amigos que están por estos rincones esperando que lleguemos y digamos algo bueno, soy feliz de saber que con mis palabras pude hacer sentir bien a alguien, que puedo extender mi mano y ayudar sin hacer tanta pompa. Me llena de alegría poder encontrar este hermoso sentimiento en cosas tan triviales, o banales para algunos… y tan especiales para mí”.

OpenA