icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Discusiones con sentido Por: Nora Lilia Zambrano Vázquez En Palabras De Los PsicólogosMartes, 28 de Julio de 2020 00:00 a.m.

"No podemos resolver problemas usando el mismo tipo de pensamiento que usamos cuando lo creamos", Albert Einstein.

Estos momentos de tanta información, sobre múltiples temas, salud, política, regulaciones, nuevas leyes, nos invitan a reflexionar y formar un punto de vista sobre cada una de ellas, claro sin olvidar desde la plataforma que la estamos viendo.

Al hablar de plataformas me refiero no sólo al estatus socioeconómico, sino también a el nivel de educación (ojo no nivel de estudios), cultural y emocional, sin dejar de lado las experiencias referentes al tema que cada uno haya tenido.

Y es así como cada uno de nosotros nos volvemos paladines de nuestra verdad o de lo que consideramos verdad, no es de extrañar que cuando tenemos la oportunidad de encontrarnos con otro punto de vista se haga la invitación inconsciente de discutir.

El conflicto siempre ha sido parte de la naturaleza humana. Y no implica necesariamente negatividad, más bien todo lo contrario. Del conflicto surgen nuevas formas de convivencia, nuevas maneras de conocer no sólo a los demás sino a también a uno mismo, e infinitas posibilidades de mejora. Por esta razón, el conflicto no debe ser condenado a priori, sino interpretado como un proceso de crecimiento y conocimiento.

El problema aparece en el momento en que alguno de los miembros se siente o es atacado. Es entonces cuando nuestro "cerebro emocional" (el sistema límbico) se activa, sentimos que se está cometiendo una injusticia al ser atacados y las opciones de respuesta se limitan a huir o atacar.

Una discusión deja de ser constructiva en el momento en que los egos se interponen y comenzamos una lucha de poder, donde lo principal dejan de ser los argumentos y es tener la razón a toda costa. Pese a todo esto, discutir, en el sentido más positivo, es sano y supone una oportunidad para crecer , mejorar el conocimiento mutuo y aprender.

Todos poseemos la capacidad de comunicarnos asertivamente, desarrollando y potenciando esta herramienta, además de alguna otra, podemos aprender a discutir de una forma sana y constructiva. 

Todos tenemos la posibilidad de trabajar y mejorar nuestra inteligencia emocional y todas las habilidades que la componen pero, para ello debemos conocernos bien y ser conscientes de nuestros puntos de mejora, para trabajar en ellos. Lo bueno de las habilidades interpersonales o "soft skills" es que se pueden aprender, desarrollar y mejorar constantemente.

Aprendiendo a discutir

Piensa qué razón te llevaría a iniciar una discusión, si es por el interés de conocer otro punto de vista, está muy bien, si es por la idea de hacer que el otro "entienda", verifica tus argumentos.

Y tus argumentos en qué están basados, hay muchos que somos muy apasionados al momento de discutir, pero cuánta de tu información esta fundamentada.

Y recuerda el que se enoja pierde.
OpenA