icon_facebookicon_twittericon_linkedinicon_instagram
icon_busqueda
Logotipo El Horizonte
Monterrey, NL
Clima
Dieta mediterránea Por: Mayra Treviño Nutrición con propósitoMiércoles, 14 de Octubre de 2020 00:51 a.m.

Una herencia cultural que representa mucho más que una dieta rica y saludable. Es un estilo de vida equilibrado.

La dieta mediterránea representa mucho más que una simple pauta nutricional, ya que además es un estilo de vida equilibrado que recoge recetas, formas de cocinar, celebraciones, costumbres y ejercicio físico. 

El seguimiento de la dieta mediterránea, además de ayudar a controlar el peso e incrementar la sensación de bienestar físico, mejora el funcionamiento de diversos órganos, como el riñón y el corazón. 

Se basa en los alimentos tradicionales que la gente solía comer en países como Italia y Grecia en 1960. Los investigadores notaron que estas personas eran excepcionalmente saludables y tenían un riesgo bajo de muchas enfermedades relacionadas con el estilo de vida.

La dieta mediterránea se caracteriza por la abundancia de alimentos vegetales, como pan, pasta, arroz, verduras, hortalizas, legumbres, frutas y frutos secos; el empleo de aceite de oliva como fuente principal de grasa; un consumo moderado de pescado, marisco, aves de corral, productos lácteos (yogur, quesos) y huevos; el consumo de pequeñas cantidades de carnes rojas y aportes diarios de vino consumido generalmente durante las comidas. 

¿Cómo adaptarla en México?

Mantén el orden de consumo de los alimentos que practican los mediterráneos: la ingesta inicia con verduras, sigue con los cereales y deja al final los productos de origen animal.

Lácteos sí, pero de buena calidad: incluye una gran variedad de lácteos como el yogur o los quesos poco grasos.

Menos carnes rojas: debe predominar la ingesta de carnes blancas.

Pescados y mariscos: ricos en omega 3.

Consumo de ácidos grasos monoinsaturados: Una ventaja de la dieta mediterránea es el uso del aceite de oliva, aunque en México el aceite de oliva es un ingrediente común, también puede ser usado el aceite de aguacate.

Adiós harinas refinadas: a diferencia de la dieta mediterránea, en la que abundan las harinas integrales, en México se prefieren las refinadas, las cuales son menos benéficas para la salud.

Grasas vegetales: en la dieta mediterránea se promueve el consumo de grasas vegetales en forma de frutos secos, así como un consumo adecuado de vegetales en forma de ensaladas.

Alta ingesta de vegetales de temporada: Al ser frescos tienen menos posibilidades de que contengan sustancias cancerígenas. 

El papel del vino tinto: tiene un efecto protector, pues el vino actúa sobre el óxido nítrico, la sustancia que regula la presión arterial y que permite que la arteria se vasodilate, lo que previene que tengan una baja tasa de padecimiento cardiovasculares. 

OpenA